21.2 C
Buenos Aires
HomeSociedadMató y descuartizó a su vecina, pero la causa dio un giro...

Mató y descuartizó a su vecina, pero la causa dio un giro inesperado e investigan un macabro plan familiar

Noticias y curiosidades del mundo

Alejandra Abbondanza fue asesinada en septiembre del 2022 de Campana. Sus restos fueron encontrados en la casa de Agustín Chiminelli, detenido desde entonces. La Justicia entiende que sus papás lo ayudaron a deshacerse del cuerpo e irán a juicio como coautores.

Carolina Villalba

26 de febrero 2024, 05:38hs

Mató a su vecina, la descuartizó y quemó su cuerpo en la parrilla: el rol de sus padres y un giro inesperado. (Foto: Facebook)

Mató a su vecina, la descuartizó y quemó su cuerpo en la parrilla: el rol de sus padres y un giro inesperado. (Foto: Facebook)

Agustín Chiminelli está preso en un penal de Sierra Chica desde hace casi dos años por un crimen atroz. Lo acusan de haber asesinado a su vecina, Alejandra Abbondanza, a quien presuntamente golpeó, descuartizó e intentó quemar su cuerpo en la parrilla de su casa en Campana. El caso tuvo un giro drástico en las últimas horas y ahora sus padres también serán juzgados.

Para los investigadores, los Chiminelli armaron un plan familiar para deshacerse de la víctima. Hay al menos dos hipótesis y son desgarradoras. La causa será llevada a juicio para determinar qué pasó esa tarde de septiembre del 2022, en la que el chico de 19 años decidió terminar con la vida de una mujer de la manera más cruel.

Leé también: Encontraron asesinado a martillazos a un conocido “arbolito” que vendía dólares en la peatonal de Santa Fe

A principios de semana, la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de Campana hicieron lugar al planteo de la fiscal del caso, Ana Laura Brizuela, para que también estén sentados en el banquillo de los acusados Rubén Chiminelli (70) y Liliana Ester Sánchez (66), quienes actualmente se encuentran en libertad con falta de mérito pero sometidos al proceso penal.

Agustín Chiminelli y sus padres, acusados de homicidio. (Foto: TN)

Agustín Chiminelli y sus padres, acusados de homicidio. (Foto: TN)

Si bien el Código Penal exime de responsabilidad a progenitores que incurran en el “encubrimiento” de un hijo para ocultar un delito, la fiscal Brizuela invocó la Convención de Belem do Pará, al que suscribió el Estado argentino, que establece “condenar todas las formas de violencia contra la mujer y asumir el compromiso de actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la mujer”.

Ello fue confirmado por el juez de garantías Julio Andrés Grassi y ahora la apelación de la defensa de los imputados fue rechazada por la Cámara, integrada por los jueces Mariano Magaz, María Pia Leiro y Humberto Bottini.

El cuerpo de María Alejandra Abbondanza fue hallado quemado y descuartizado. (Foto: Facebook)

El cuerpo de María Alejandra Abbondanza fue hallado quemado y descuartizado. (Foto: Facebook)

De esta manera, el hijo del matrimonio será enjuiciado por el delito de “homicidio agravado por haber sido cometido por un hombre en perjuicio de una mujer, mediando violencia de género y por el vínculo”, que prevé como única pena la prisión perpetua.

En tanto, sus padres serán juzgados por el “homicidio agravado criminis causa (para ocultar otro delito, en este caso el accionar desplegado por su hijo y así procurar su impunidad), en concurso real con tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil”, ya que la fiscal consideró que los progenitores “ejecutaron el plan criminal” junto a su hijo para asesinar a Abbondanza e incinerar su cuerpo, acto que consideró “macabro”.

Como imputación alternativa, los padres del joven serán enjuiciados como autores del “encubrimiento agravado por tratarse el hecho precedente de un delito especialmente grave”.

Así fue el crimen de María Alejandra Abbondanza

María Alejandra Abbondanza tenía 38 años, era acompañante terapéutica y vivía con su pareja en una casa de Campana. Tenía una hija menor de edad y toda una vida por delante. Todos los días, religiosamente a las cinco de la tarde, Alejandra salía a caminar por el barrio junto a su perrito “Pochi”. Era su rutina diaria. Sin embargo, su vida fue arrebatada.

La fiscalía pudo determinar, gracias a las cámaras de la zona que filmaron los momentos previos del ataque, que a las 17.30 de la tarde del 16 de septiembre del 2022 Alejandra entró a la casa de Agustín Chiminelli, quien vive a penas media cuadra.

Leé también: Giro en la causa del hombre asesinado tras el escaneo del iris: creen que su novia lo mató y fingió un robo

En las imágenes, a las que tuvo acceso la fiscalía, se ve al implicado abriendo la puerta del domicilio donde vivía con sus padres, tomando por sorpresa a la víctima. Después de saludarla y decirle unas breves palabras, ella entró rápidamente al lugar, como si se tratara de alguna emergencia.

Video PlaceholderSegún las pericias, Alejandra recibió un golpe con una mancuerna de 50 kilos en la cabeza. Posteriormente, el asesino descuartizó su cuerpo en una de las habitaciones de la casa e intentó quemarla en la parrilla.

Al día siguiente, sus restos fueron encontrados por la Policía adentro de la vivienda de su vecino, al igual que sus pertenencias. El pretal de “Pochi”, la correa y la ropa ensangrentada de la mujer yacían sobre un terreno baldío ubicado a dos cuadras de la casa.

Al joven lo conocía desde hace mucho tiempo, pero con el que solo cruzaba un “hola” y “chau” en la calle, ya que no tenía ningún tipo de relación con él, o eso al menos no se pudo determinar en las pericias.

“En un principio se decía que ellos tenían una relación, pero eso después se descartó porque no se encontró nada para confirmarlo”, contó Ana María, la hermana de la víctima, en diálogo con TN.

Además, la propia fiscal reconoció que el celular de la víctima todavía no pudo ser abierto y está en manos de la Gendarmería. En tanto, el teléfono del presunto asesino fue manipulado, ya que el acusado lo reseteó de fábrica.

El rol de los padres de Chiminelli y el giro drástico de la causa

La razón por la cual los padres de Chiminelli serán juzgados junto a su hijo es porque la Justicia entiende que ellos lo ayudaron a eliminar rastros. Hay dos hipótesis: por un lado, se sospecha que el matrimonio llegó a la casa justo en el momento en el que el supuesto asesino estaba cometiendo el crimen.

“La hipótesis principal es que los padres cometieron un homicidio criminis causa, es decir, que Agustín ya había comenzado a ejecutar el hecho y, para proteger a su hijo, lo acompañaron a terminarlo”, aseguró a TN la fiscal.

Leé también: Un hombre dijo que su pareja se había quitado la vida, pero la hija de la víctima lo delató: “Mató a mamá”

“Denotando con este accionar un desprecio aún mayor por la persona de Alejandra, ya que no conformes con haberle dado muerte, buscaron desintegrar totalmente su cuerpo con el fin de que este no logre ser eventualmente identificado”, afirmó.

La teoría alternativa, según la funcionaria, tiene que ver con el encubrimiento. “Cuando ellos llegan a la casa, ella ya estaba muerta. De esta forma, lo ayudaron a destruir todo el cuerpo de Alejandra, a hacer la limpieza de los rastros, y llevando su cuerpo a la parrilla e incinerarlo”, sostuvo.

Hasta el momento, el móvil del hecho no está determinado, pero la investigación se encuentra en etapa de instrucción y de recolección de pruebas, cada vez más cerca del juicio oral.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS