20.6 C
Buenos Aires
HomeTecnología¿Puede la Inteligencia Artificial reemplazar a los periodistas?

¿Puede la Inteligencia Artificial reemplazar a los periodistas?

Con el gran avance de los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) como ChatGPT, se estima que hoy muchos trabajos están en riesgo de desaparecer para pasar a automatizarse. ¿Es este el caso de los periodistas?

¿Tiene la IA la capacidad de mejorar la calidad del periodismo y la información que reciben las personas? Este es un debate que ya se da en los medios y en las esferas académicas. 

ChatGPT, Davinci 3.0, Dall-E , Midjourney o Stable son los nombres de esos programas de IA  concebidos para imitar el funcionamiento del cerebro humano, y capaces de crear textos o imágenes de forma incesante, sin cansarse y en cuestión de minutos.

¿Podrán acabar también con los periodistas?

IA en medios de comunicación

En Alemania, el grupo de medios de comunicación Axel Springer anunció a finales de febrero despidos en dos de sus periódicos, el tabloide Bild y Die Welt. “La inteligencia artificial revolucionará el periodismo y la industria de los medios de comunicación, apoyando o sustituyendo” al periodista, afirmó el dirigente del grupo Mathias Döpfner, en un correo enviado a todos los trabajadores.

Según El observador, otros periódicos, como The Guardian, vienen publicando artículos escritos totalmente por ChatGPT.

¿Podrá la inteligencia artificial reemplazar a los periodistas?

En opinión de Döpfner, “la creación periodística”, como los reportajes, la búsqueda de información o los editoriales seguirán siendo asunto de periodistas, mientras que todas aquellas tareas que impliquen menos valor añadido serán cada vez más automatizadas.” En consecuencia, habrá una “reducción significativa” de los puestos de trabajo como “compaginación”, “corrección” o “administración”.

Una visión que no comparten los periodistas franceses Jean Rognetta y Maurice de Rambuteau, que en agosto de 2022 lanzaron “Qant”, un boletín tecnológico diario escrito e ilustrado con la ayuda de varios instrumentos de inteligencia artificial (AI).

A mediados de febrero ambos presentaron un amplio informe sobre su experiencia en el gran salón internacional de nuevas tecnologías de Las Vegas (Estados Unidos). El objetivo de su experiencia era “poner a prueba los robots, llevarlos al límite, para ver hasta dónde podemos llegar con ellos”, explicó a la AFP Jean Rognetta.

Entre los límites constatados por esos dos periodistas se destacaron “la dificultad a la hora de mostrar tendencias“, la inserción de fragmentos enteros copiados de Wikipedia, o incluso la propagación de mentiras.

“ChatGPT o Davinci nos permiten ganar tiempo, pero la intervención humana fue necesaria antes, durante y después”, resumió Maurice de Rambuteau.

En el servicio fotografía de la Agencia France-Presse (AFP) ya se utiliza la AI. El director adjunto de Información para la fotografía, la infografía y la documentación, Eric Baradat, dijo: “Con toda esta locura en torno al ChatGPT nos olvidamos de que la IA no es suficientemente fiable, que necesita ser validada, verificada por periodistas” y expertos”.

¿Puede la inteligencia artificial combatir la desinformación y las “fake news”?

El servicio de Fotografía de la AFP utiliza un programa de reconocimiento facial desarrollado internamente que facilita el trabajo durante grandes acontecimientos internacionales, como un festival de cine o eventos deportivos. Ese programa ayuda a acelerar la escritura de pies de foto. A largo plazo “el objetivo es desarrollar una herramienta de búsqueda para el fondo de 16 millones de imágenes” que tiene la AFP en sus archivos, explicó Baradat.

Una intervención humana constante

Pero la intervención humana es imprescindible para “darle un referente preciso a la máquina para que sepa qué tiene que buscar” y sobre todo “a partir de fuentes fiables”, precisó el referente de AFP. 

Pero las barreras son difusas. A principios de año, el sitio internet Futurism puso al descubierto la publicación de artículos elaborados parcialmente con la ayuda de la AI en el sitio de actualidad tecnológica CNet. Basado en Estados Unidos, CNet no avisó claramente a sus lectores de esa iniciativa. El episodio acabó con una decena de despidos en CNet, según Futurism.

Los periodistas “están obsesionados con el síndrome del gran reemplazo tecnológico, pero no creo que vaya a suceder“, estima Jean Rognetta en declaraciones pubicadas por El Observador. “Por si solos los robots no son capaces de producir artículos. Una gran parte del trabajo periodístico no puede ser delegado”, asegura.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS