26.5 C
Buenos Aires
HomeDeportesAbierto de Australia: Victoria Azarenka, la tenista más fanática de Messi, que...

Abierto de Australia: Victoria Azarenka, la tenista más fanática de Messi, que aprendió a convivir con el miedo y la ansiedad

Victoria Azarenka volvió a las semifinales del Abierto de Australia después de diez años. La última vez había sido en 2013, cuando conquistó el título por segunda edición consecutiva. Claro que tras el 6-4 y 6-1 ante la estadounidense Jessica Pegula, tercera favorita, en Melbourne no solo hablan de ella por su tenis sino porque sale a la cancha con una camiseta del Paris Saint-Germain.

La ex número uno del mundo es confesa fanática del club francés, de Lionel Messi y del seleccionado argentino. Es más, fue una de las figuras del deporte internacional que más sufrió, disfrutó y celebró la consagración del equipo albiceleste en el Mundial de Qatar.

“Todos me preguntan por qué uso la camiseta de PSG y no saben que los apoyo desde 2012, cuando (David) Beckham firmó con el club. Soy fanática desde hace mucho tiempo y fui a muchísimos partidos”, contó Azarenka.

“Soy fanática del PSG desde 2012”, aseguró Azarenka. Foto Reuters

Claro que su amor por el PSG se potenció aún más en agosto de 2021, cuando Messi llegó al equipo parisino. En ese momento, Vika compartió en Instagram la imagen del rosarino con la casaca número 30, junto a un corazón.

¿Cómo empezó mi amor por Messi? Solo viéndolo jugar. Por la forma en la que se maneja en la cancha. Es tan talentoso y tan diferente del resto de los jugadores… También amo lo humilde que es”, explicó en ese momento.

Y esa predilección por el argentino se transformó en pasión por el seleccionado argentino desde hace varios años. Durante el Mundial siguió en vivo los partidos y llenó las redes sociales de mensajes de apoyo y admiración. Y hasta se dio el gusto de presenciar en vivo el partido ante Arabia Saudita y cumplir su sueño de ver en vivo a Messi en un Mundial. 

“El Rey”, tuiteó en español, junto una foto del capitán albiceleste, tras la victoria en octavos de final. “¡Bravo!”, celebró tras el 3-0 ante Croacia en semis. Y luego del triunfo en la final ante Francia, no se contuvo. “Estoy llorando”, confesó primero. “Messi te amo para siempre”, agregó en español. Y en inglés destacó al Dibu: “Martínez, sos el jefe”. Y cerró la catarata de tuits con una foto de todo el equipo, con la copa en alto y un simple “Campeones“. 

Azarenka comparte esa pasión por el fútbol, por el PSG y por Messi con su hijo Leo, de seis años. Y en su paso por Melbourne confesó que se convirtió en una “soccer mom” (mamá futbolera). 

“Está extremadamente obsesionado con el fútbol. Yo le dijo fútbol y él, soccer. Es un debate que tenemos”, contó entre risas. “Quiere jugar en PSG, es su sueño. Me vio usando la camiseta y ahora él usa la misma. Y es bastante bueno. Así que ahora soy una ‘soccer mom’. Soy muy molesta, grito mucho, sin vergüenza, pero siempre muy positiva y apoyándolo. Estoy muy orgullosa de él”, agregó.

Leo nació en diciembre de 2016 y es la prioridad número uno en la vida de la bielorrusa. Es más, Vika puso en pausa su carrera durante casi una temporada para enfocarse en la batalla legal con su ex pareja por la custodia del pequeño.

Es que tras volver al circuito en junio de 2017, luego de dar a luz, pudo jugar solo en Mallorca y Wimbledon antes de regresar a Estados Unidos, porque un juez de California había impuesto una restricción a su hijo para salir de ese estado.

Estuvo alejada de las canchas hasta marzo de 2018, cuando reapareció con 29 años. Y le costó recuperar su mejor nivel, que la había llevado a mediados de 2012 al número uno del mundo.

La lucha por regresar a la elite

Australia 2019: Azarenka se quebró tras quedar eliminada en el debut y hasta pensó en el retiro. Foto EFE

Con Leo como nuevo compañero de ruta, Vika se dispuso a recuperar el terreno perdido. Pero el viaje fue movido.

A principios de 2019, tras caer en el debut en Australia, se quebró en la conferencia de prensa. “He pasado por muchas cosas. A veces me pregunto por qué debo pasar todo esto, pero imagino que me hará más fuerte. Quiero creer y voy a trabajar para lograrlo. Solo necesito tiempo, paciencia y apoyo“, afirmó entre lágrimas. Tiempo después afirmó que en ese momento pensó en retirarse.

Aquella temporada fue una pesadilla deportiva: no pudo avanzar a la segunda semana de ningún Grand Slam ni encadenar más de tres triunfos consecutivos.

En un 2020 marcado por la pandemia, comenzó a ver la luz al final del túnel y volvió a jugar en un gran nivel, conquistando el WTA 1000 de Cincinnati (su primer título desde 2016) y llegando a la final del US Open, que perdió con Naomi Osaka, y de Ostrava. Y terminó el año en el 13° escalón del ranking, tras haber rozado el 60°. 

Pero en 2021 hizo una campaña irregular (la final de Indian Wells fue su mejor resultado) y a principios de 2022 confesó que estaba viviendo momentos de mucho estrés en su vida personal, que afectaban su tenis.

Azarenka se quebró en pleno partido en Indian Wells 2022. Foto Reuters

Es más, en marzo, se largó a llorar en medio de un partido en Indian Wells y semanas después se retiró en la segunda ronda de Miami repentinamente: cuando perdía 6-2 y 3-0, en el descanso, tomó sus cosas, se fue al vestuario y no volvió más. 

“No debería haber salido a la cancha. Las últimas semanas han sido extremadamente estresantes en mi vida personal. Quería salir y probar, pero fue un error”, confesó. Y avisó que se tomaría un “descanso” del tenis, que fue corto, porque poco menos de dos meses después estaba de vuelta.

“Hoy disfruto y soy compasiva conmigo”

Victoria Azarenka habló sobre su salud mental en Melbourne. Foto Reuters

Tras vencer a Pegula y avanzar a semis en Melbourne, Azarenka contó lo mucho que luchó contra la ansiedad y los miedos en el pasado.

“La ansiedad no es algo que reconocés de inmediato. Es algo que se acumula hasta que llegás a un punto tan malo donde nada tiene sentido. Te sentís perdida. Yo estaba en un punto donde no encontraba nada que me hiciera sentir bien conmigo, ni siquiera una oración”, relató.

“El miedo va conectado a eso. En mi caso, cada vez que pisaba una cancha de tenis se despertaban estos dos sentimientos. Me sucedía en momentos de presión, situaciones de mucho estrés”, agregó.

La bielorrusa aseguró que la eliminación en la primera ronda del torneo de Ostrava, en octubre pasado, la ayudó a cambiar su perspectiva.

“El momento en que rompí algunas raquetas en Ostrava fue crítico para mí; desde entonces traté de tomarlo todo más simple. Acepté la ansiedad y el miedo que tenía y aprendí a construir ese proceso paso a paso. En lugar de centrarme tanto en las metas, enfocarme en el proceso. Hoy estoy feliz por todo lo que he pasado. Todo me ayudó a ser más abierta, tolerante y compasiva conmigo”, explicó.

Y añadió: “Disfruto de todo, pero sobre todo de ser capaz de aceptar cada cosa que sucede. Si no estoy jugando bien, empiezo a buscar una solución para superarlo, mientras que en el pasado habría reaccionado enojándome. Siento que estoy disfrutando del proceso“.

Y aunque está ilusionada con poder seguir avanzando en el torneo -este miércoles su será la kazaja Elena Rybakina-, no pierde ese nuevo foco que la llevó a volver a pasarla bien dentro de una cancha.

“El año pasado mi tenis no estaba mal, pero me faltaba mentalmente. En la pretemporada me dije ‘Voy a abrir la cabeza, probar cosas nuevas y trabajar duro’. Siento que vengo jugando a un gran nivel de tenis desde comienzos de año. Estoy emocionada de volver a disputar una semifinal acá y dar lo mejor de mí. Necesito concentrarme, mantenerme en el presente y continuar haciendo mi trabajo diario, paso a paso”, contó Vika, que entre el fútbol y Messi, la maternidad y una nueva mentalidad, quiere volver a festejar en Melbourne. 

HS

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS