26.5 C
Buenos Aires
HomeDeportesMientras Burzaco habla en Nueva York, Torneos vuelve a incidir en el...

Mientras Burzaco habla en Nueva York, Torneos vuelve a incidir en el fútbol televisado

El negocio sigue. Siempre seguirá. Y aunque la mayoría de los actores –dirigentes deportivos y directivos de empresas– que menciona Alejandro Burzaco ante los tribunales de Nueva York ya no están, sus testimonios todavía generan un ruido indisimulable en algunas altas gerencias. Burzaco habla sobre un pasado sinuoso y no tan lejano, mientras en el presente Torneos vuelve a incidir en algunos derechos de televisación bajo la estructura del Grupo Werthein.

Como si se tratara de una escena en dos planos narrativos, esta semana el ex CEO de la histórica productora dio detalles de la trama corrupta por la que empresas se quedaron con derechos de transmisión de mundiales y torneos continentales; casi al mismo tiempo, el primer torneo importante del año en Argentina –el Boca-Racing por la Supercopa Internacional Al Ain– ofrecía algunas riñas dialécticas que se evidenciaron en las horas previas: lo que iba a transmitir en exclusividad DirecTV a través de su canal DSports, producido por Torneos, también lo terminó pasando Flow. 

En el marco del acuerdo de cooperación entre el Consejo de Cooperación de deporte de Abu Dhabi (ADSC) y la AFA, Torneos prestó servicios de logística, coordinación y asesoramiento. Dicho de otra manera: tenía la pelota bajo la suela, aunque no contaba con una rispidez que iba a surgir por la señal de ese partido. 

La estrategia de DirecTV era contar con un evento de relevancia y posibilitar que quienes no tuvieran su servicio, pudieran verlo de manera gratuita a través de su plataforma de streaming DGO. Era un anzuelo para atraer nuevos clientes y posicionar su OTT. Sin embargo, desde el Grupo Clarín se quejaron por esa exclusividad y utilizaron una palabra que puede causar gracia y volver siempre como un bumerán: posición monopólica. Torneos, cuyo 65% pertenece al Grupo Werthein, fue tironeada por su histórico socio, Clarín, y todo terminó en que los dos operadores –DirecTV y Flow– transmitieron el duelo en Abu Dhabi. 

El fondo de ese ida y vuelta lo tenía a Burzaco, quien volvió a ser noticia después de mucho tiempo. Una noticia solapada, difundida gracias a un cable de la agencia internacional AFP luego republicado por algunos portales. Autodeclarado culpable en 2015 para bajar su pena, el argentino testificó que dos ex ejecutivos de 21st Century Fox –el argentino Hernán López y el mexicano Carlos Martínez– y la empresa de marketing deportivo Full Play Group pagaron sobornos para asegurarse contratos por debajo del mercado, suprimir la competencia y cultivar relaciones con los principales dirigentes de la FIFA. Burzaco llegó a un acuerdo con la Justicia estadounidense que incluyó el pago de una multa de al menos 21,6 millones de dólares. Cómo hizo o quién lo ayudó a pagar esa cifra es parte de una pregunta que probablemente siempre quede así: en una duda indescifrable.

Burzaco tiene que hablar. Es parte de ese acuerdo firmado. Por eso aseguró que Fox Sports obtuvo los derechos de retransmisión para Estados Unidos de los Mundiales de Rusia y Qatar gracias a la intervención del entonces presidente de la AFA, Julio Grondona. Según lo que declaró en el tribunal de Brooklyn, Hernán López, en aquel tiempo jefe de Fox Internacional Channels, le pidió que intercediera ante el patriarca de Sarandí para que aceptara la oferta de esa compañía por sobre la de ESPN. Grondona le informó a Burzaco que si “Fox ofrecía 400 millones de dólares” el contrato sería para ellos. A su regreso a Buenos Aires, Grondona supuestamente le dijo a Burzaco: 

“Mirá Alejandro, les hice este favor a ti y a Fox, pero ésta es la última vez que lo hago gratis. A partir de ahora tendrán que pagar una comisión del 10%”. 

Un importante directivo le cuenta a PERFIL que aunque esté confinado y atado por la Justicia de Estados Unidos, Burzaco mantiene en vilo a mucha gente. “Hace mucho ruido, aunque es parte del pasado: ya no queda casi nadie de ese tiempo”, suelta. Solo permanecen algunos empresarios, directores o CEO’s que salieron indemnes de lo que implicó el FIFAgate. Y aunque hay algunos apellidos que merodean hace mucho este negocio, nadie quiere nombrarlos en voz alta. Se sabe que, en estos días, la sola mención puede sugerir alguna acusación indeseada.

También te puede interesar

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS