23.7 C
Buenos Aires
HomeTecnologíaLa contaminación oculta de internet: lanzan una guía para que las webs...

La contaminación oculta de internet: lanzan una guía para que las webs generen menos emisiones

La tecnología virtual es responsable del 4% de las dispersiones globales, más que la industria de la aviación. La agencia Planta elaboró una serie de pasos a seguir para disminuir el gasto energético.

Hombre de negocios afrodescendiente trabajando en su computadoraPor: Юрий Красильнико

Sumarse a una reunión por Zoom, mandar un mail, subir las fotos automáticamente a la nube o scrollear las redes sociales parecen acciones inocuas en términos ambientales.

Sin embargo, tienen un costo oculto: todas demandan energía para realizarse -millones de servidores para alojar las nubes o para dar soporte a las aplicaciones- y, por lo tanto, generan emisiones al ambiente. ¿Por qué? Porque mientras más datos se transfieren, mayor es el consumo de energía. Y como la mayor parte proviene de combustibles fósiles (84%), se emite carbono al ambiente.

Según datos del think tank The Shift Project la tecnología digital y la transferencia de datos virtuales producen casi el 4% de las emisiones de carbono globales, más que la industria de la aviación (2%).

Si bien son los países de mayores ingresos los principales responsables de este tipo de emisiones, la energía global para el funcionamiento de la industria de la información y comunicación (TIC) crece 9% cada año.

Optimizar el diseño web y utilizar solo los elementos estrictamente necesarios contribuyen a disminuir el gasto energético (Foto: Adobe Stock)Por: Svitlana – stock.adobe.com

Al mismo tiempo, aumenta la demanda de metales raros, como el litio, que son esenciales para los equipos que alojan grandes servidores. Si no hay un cambio en el tipo de energía que alimenta a esta industria y en el tipo de consumo, el camino hacia la transición digital seguirá aumentando las emisiones en un contexto de urgencia climática.

Ante esta situación, la agencia de publicidad Planta investigó y confeccionó una guía para crear webs y productos digitales de manera sostenible (https://weareplanta.com/guides/). Participaron en su elaboración Gigi Gutiérrez (Directora ejecutiva), Camila Corado (supervisora de sustentabilidad) y Natalia Ciraolo (Desarrolladora full stack)

“Nos encontramos con datos durísimos y nada de acción. Nos parece urgente que estos conocimientos estén al alcance de todas las personas que trabajan en el mundo de la creación de páginas webs para generar un menor impacto ambiental”, explicó a TN Gigi Gutiérrez.

Al mismo tiempo, Gutiérrez puso el foco en la falta de regulación y conocimiento del tema. En general, se asocia a internet con algo etéreo, que no tiene correlación con ningún gasto energético y, por lo tanto, no hay motivación a cambiar.

Desarrollar sitios con fondos oscuros optimiza el uso de la energía en los dispositivos (Foto: ShutterStock).

“Cada vez hay más demanda para desarrolladores que trabajen de manera más veloz. Lo que es muy lamentable porque a consecuencia de esto se están formando las generaciones nuevas con unos conocimientos limitados, donde ya casi no saben como hacer código nativo, y trabajan todo a partir de plugins, frameworks y bibliotecas. Para poder hacer código sostenible es importante saber hacerlo”, aseguró.

Cómo reducir las emisiones a través de una página web sostenible

La guía de Planta para webs más sostenibles se divide en cuatro conceptos o acciones a tener en cuenta:

  • Hosting. Utilizar un servidor que se alimente de fuentes de energía renovables o que compense el consumo de energía procedente de combustibles fósiles mediante la compra créditos de energías renovables, incluidas sus oficinas.
  • Diseñar los sitios de manera eficiente, en función de las necesidades y evitar incluir elementos que no tengan justificada su usabilidad. Por ejemplo, no poner fotos o videos de más o demasiado pesados porque enlentecen el ritmo de cargado y demandan más datos al consumidor. Priorizar fondos oscuros que utilizan menos energía. Optar por tipografías ya instaladas en los dispositivos. Evitar la apertura sistemática de pestañas emergentes para realizar nuevas acciones. Mientras más rápido el consumidor llegue al objetivo final, menos energía demandará.
  • Desarrollo eficiente. “Escribir menos líneas de código hace que los archivos sean más livianos. Pero escribir código, mientras se reduce la cantidad de procesamiento del servidor en cada carga de página o visita, es aún mejor”, explica la guía. Hay varios elementos a tener en cuenta para un desarrollo más eficiente que van desde mayor uso de HTML hasta un diseño optimizado que priorice el consumo desde el celular.
  • Garantizar la accesibilidad. Pensar sitios y programas que estén diseñados también para personas con discapacidad. Incluir, por ejemplo, la posibilidad de cambiar el tamaño de la letra, de sumar subtítulos o audios descriptivos de las imágenes.

¿Pueden los consumidores hacer cambios? Sí. Para empezar, navegar en modo oscuro y con brillo moderado genera un menor gasto energético. También evitar la descarga de imágenes o videos innecesarios. Además, borrar correos spam, viejos o fotos y videos que están en la nube y ya no son necesarios ayudan a evitar emisiones innecesarias.

“Todo lo que podamos eliminar va a ser siempre reducción de la huella de carbono”, explicó Gigi. “Incluso esos emails de promociones o social media que ya caducaron y solo generan peso real y gasto energético en lo que románticamente llamamos, la nube”.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS