27 C
Buenos Aires
HomeSociedadEl día después del ciclón: daños y más de 100 evacuados en...

El día después del ciclón: daños y más de 100 evacuados en el sudoeste bonaerense

Sin clases en ninguno de los niveles, con calles y accesos cortados y una lluvia remanente, transcurre la jornada en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, tras el temporal de viento y precipitaciones del jueves. En Bahía Blanca, donde el agua caída sumaba 180 milímetros, un centenar de personas permanecían evacuadas.

Los evacuados son atendidos en diversos refugios puestos a disposición por el municipio, el Ejército y la Armada. Ambas fuerzas armadas ofrecieron unas 200 plazas al Comité de Contingencia que conformó el gobierno local para atender la emergencia meteorológica causada por el ciclón que este jueves azotó a la provincia de Buenos Aires, Córdoba y San Juan, entre otros puntos del país. 

Desde el inicio de la pandemia, hace dos años, que no había en Bahía Blanca una convocatoria similar. Incluyó la suspensión de la recolección de residuos y el pedido a entidades deportivas y gastronómicas para que cesaran sus actividades previstas durante el jueves y el viernes.

Temporal de viento y lluvia. Destruyó el muelle de pesca de General Cerri.

La última noche fue muy similar a las del período más estricto de la pandemia, con escasa circulación. La mayoría de las familias que tuvo que ser trasladada provenía de las zonas bajas o de aquellas donde la fortaleza del viento, que llegó a superar los 90 kilómetros por hora, no se apiadó de sus precarias viviendas.

Perdimos lo poco que teníamos. Ahí lo dejamos y mi hijo se salvó de milagro de morir electrocutado”, dijo Silvia, del plan Más Barrios, donde el anegamiento obligó a evacuar a unas 20 familias. Otras tantas debieron huir del bulevar de Ingeniero White.

La localidad portuaria sufrió casi como una tormenta perfecta el fenómeno que desde el municipio calificaron como “sin antecedentes”. Es que en la zona costera, el momento de mayor fuerza del viento y arrecio de la lluvia coincidió con la pleamar, que empujó el mar más allá de la costa.

Así, las aguas del estuario avanzaron sobre Ingeniero White y General Daniel Cerri, donde la marea se llevó el añejo muelle de pesca de la localidad, ubicada a unos 15 kilómetros del centro bahiense.

“Fue una tragedia. En los 123 años de vida de la entidad, tuvimos varias sudestadas, pero nunca como esta. Todo lo que hicimos en los últimos 52 años de vida de la entidad se arruinó”, dijo a Radio Urbana Carlos Marinángeli, presidente del Club de Pescadores.

Temporal de viento y lluvia. El agua anegó barrios bajos en sudoeste bonaerense.

En medio del temporal, apenas pudieron acercarse al sitio, azotado por las olas, la lluvia y las ráfagas de viento. “De las 30 embarcaciones que teníamos, la mayoría estaba bajo el agua o desparramada. Recién hoy vamos a poder evaluar en profundidad los daños”, agregó el dirigente.

Una similar situación se dio en el club Náutico, ubicado entre las instalaciones portuarias de Ingeniero White y las plantas del polo petroquímico bahiense. En ese sitio, más protegido que el de Cerri por su posición geográfica, igualmente varios veleros resultaron dañados por la marejada que los movió de manera incesante.

Tanto en Bahía Blanca, como en otros distritos del sudoeste bonaerense, como Coronel Rosales y Tornquist, la Jefatura de Región 22 de Educación dispuso la suspensión de clases en todos los niveles y turnos para esta jornada.  Así, inesperadamente, muchos podrán completar un fin de semana largo, sumado al feriado del jueves. 

En igual sentido, la Universidad Nacional del Sur y la Facultad Regional Bahía Blanca de la Universidad Tecnológica Nacional decidieron mantener solo guardias en sus edificios. Aunque recurrieron a la virtualidad de la actividad académica, como en la etapa plena de restricciones a raíz del Covid-19.

Tres accesos a la ciudad permanecían anegados, uno de ellos, atravesado por el arroyo Napostá, que nace en el cordón de las Sierras de la Ventana, donde también la precipitación fue abundante y aún continuaba. Esta situación podría agravar el panorama aguas debajo de la cuenca.

En la localidad de Sierra de la Ventana, hasta este viernes por la mañana habían caído 173 milímetros y continuaba lloviendo en forma regular, con vientos fuertes del sector sur que alcanzaron ráfagas de hasta 133 kilómetros por hora durante el jueves.

En zonas rurales de la comarca serrana, hubo mediciones de registros de lluvias de hasta 250 mm. Los milimetrajes fueron muy superiores en la parte alta de los cerros, por lo que arroyos y ríos de la región se muestran desbordados y con caudales muy importantes.

“Llevará varios días volver a la normalidad”, advirtió José Luis Henríquez, coordinador de Defensa Civil, que debió atender más de mil llamados durante el jueves y convocó a 150 operarios para responderlos. En tanto la recuperación del servicio eléctrico afectado llegará recién el fin de semana.

Así lo advirtió este viernes la empresa distribuidora de energía EDES, al informar sobre su Plan Operativo de Emergencia. Da prioridad a la solución de los inconvenientes a los electrodependientes, centros de salud y provisión de agua potable.

“Al mismo tiempo se focalizan las acciones en despejar todo aquello que revista peligrosidad sobre la vía pública, como ser conductores cortados o postes caídos”, remarcó la empresa. Segun el municipio, más de 400 árboles, entre ellos algunos muy añejos ubicados en espacios públicos, cedieron con el viento.

Luego, el plan de reposición de energía continuará con los sectores de media tensión, que son los que abastecen a la mayor cantidad de usuarios. Finalmente, las cuadrillas de EDES se ocuparán de la red de baja tensión y reclamos puntuales, por lo que estima que las tareas se extenderán, al menos, hasta el sábado.

Bahía Blanca. Corresponsal

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS