27 C
Buenos Aires
HomeSociedad"Tenés una historia, tenés un derecho": lanzan una campaña para identificar a...

“Tenés una historia, tenés un derecho”: lanzan una campaña para identificar a personas desaparecidas

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) tiene en resguardo 600 cuerpos de personas desaparecidas entre 1974 y 1983 que aún no pudieron ser identificados por falta de muestras de ADN de sus familiares. Con el lema “Tenés una historia / tenés un derecho”, lanzó una campaña dirigida a las y los jóvenes que tienen abuelas y abuelos desaparecidos.  

“Por una foto perdida, una mirada un segundo, miles de preguntas surgen de lo más profundo,.. esa mirada era la mía, al mirarte me vi, no sé cómo explicarlo pero te reconocí, armé el rompecabezas y le puse tu cara al espacio vacío que en esa mesa guardaban… si la pregunta se responde se calma tu mente pero sin respuesta la duda es para siempre… Yo solo tengo tu foto, no pude compartir tu vida, pero es probable que tenga mucho que ver con la mía. Cada momento pasado me trajo donde estoy y vos también sos parte de lo que yo soy. Solo desaparece quien se olvida yo no te quiero olvidar. Y si tu historia es parte de la mía yo te quiero, te quiero abrazar”, dice el rap del spot, que puede verse en el canal de YouTube o en las redes del @EAAFoficial. 

“Si tenés un familiar desaparecido, tenés derecho a saber si su cuerpo fue encontrado. Una gota de sangre puede ayudar a identificarlo“, se lee al terminar el video. La campaña cuenta con el apoyo de la Secretaría de Derechos Humanos y está dirigida a jóvenes que tienen a su abuela o abuelo desaparecida.

Hasta ahora el Equipo identificó a 825 desaparecidos del período 1974-1983. Cuando un familiar decide dar su muestra de sangre, el EAAF compara su ADN con la base de datos de las personas desaparecidas sin identificar que tiene bajo resguardo. Si hay una coincidencia, el cuerpo es identificado y restituido para que la familia pueda despedirse. Una muestra del ADN queda bajo resguardo del EAAF y otra en el Archivo Nacional de la Memoria. Si no hay coincidencia, esas muestras servirán ante eventuales nuevos hallazgos de víctimas.

Rompecabezas

“Cuando se acerca un familiar joven nos hace muchas preguntas, quiere saber todo lo que pudimos investigar y volcar en nuestra base de datos de personas desaparecidas sobre lo que le pasó a su abuelo o abuela. Además de darle la certeza de saber si el cuerpo fue encontrado o no, muchas veces le podemos ayudar a reconstruir el rompecabezas de la historia -dice Virginia Urquizu, coordinadora de la Unidad de Casos del EAAF-. Cada familia vive la identificación de su ser querido de una manera única, pero siempre el hecho de poder despedirse ayuda con el duelo”.

“Las entrevistas con los familiares son confidenciales, las muestras de ADN sólo se pueden utilizar con fines identificatorios, es todo gratuito y los familiares no quedan obligados a nada por el hecho de contactarse. Las tomas de muestra se pueden realizar en todo el país y en el exterior. Y el lugar de la toma se coordina durante el llamado telefónico”, agrega Urquizu.

“Restituir la identidad de las personas desaparecidas es lo que motoriza todos los días el trabajo del EAAF. Desde su creación, el Equipo buscó aplicar conocimiento científico para que las familias pudieran conocer la verdad sobre lo sucedido. La información genética, que pasa de generación en generación, es una herramienta fundamental para identificar a las víctimas del terrorismo de Estado”, explica Natalia Federman, directora ejecutiva del EAAF.

Nietas y nietos 

Malena Crous Vicente (estudiante secundaria, 13 años), Guadalupe Miguel Penovi (estudiante universitaria, 19 años) y José Ferreyra (empleado, 32 años) son tres jóvenes que tenían abuelos desaparecidos y que fueron identificados y restituidos por el EAAF. “Para que otros chicos se animen a llamar al EAAF y puedan saber si su abuele fue recuperado”. Por eso decidieron participar de esta campaña.

Malena es nieta de Santiago Omar Vicente. Vicente era santiagueño, militaba en FAR-Montoneros y estudiaba en la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Tucumán. Fue secuestrado el 2 de febrero de 1976 a los 23 años. Su cuerpo fue recuperado en el Pozo de Vargas, provincia de Tucumán. Fue identificado y restituido por el EAAF en 2015 y su familia decidió que sus restos regresaran a su Santiago del Estero natal, donde su madre todavía “lo esperaba” y pudo asistir a la ceremonia de despedida.

Malena en la Campaña EAAF

Guadalupe es nieta de Lilia Mabel Venegas de Miguel. Venegas era de Ensenada, tenía dos hijos y trabajaba como médica veterinaria. Su esposo, Carlos Alberto Miguel, había sido asesinado en el año 1974. Venegas trabajaba en la Veterinaria Ankar de Mar del Plata, de donde fue secuestrada el 4 de mayo de 1978, a los 32 años. El cuerpo de Venegas, junto a otras cuatro personas, fue inhumado en el Cementerio de Mar del Plata sin identificación el 2 de agosto de 1978. Posteriormente fue recuperado por el EAAF y pudo ser identificada genéticamente y restituida a su familia en el año 2011. Decidieron inhumarla en el Cementerio de La Plata.

Guadalupe en la Campaña EAAF

José es nieto de José Carlos Ferreyra, quien fue delegado sindical en la fábrica metalúrgica De Carlo, antes de mudarse a Tucumán. En marzo de 1976 Ferreyra viajó a Buenos Aires y fue secuestrado. Sus restos fueron recuperados por el EAAF en el sector 134 del Cementerio de Avellaneda, siendo identificados genéticamente y restituidos en 2016. Su familia decidió inhumar sus restos en el cementerio de Grand Bourg junto a Norma Barrios, quien fuera su esposa.

José en la Campaña EAAF

Los familiares de personas desaparecidas que no hayan aportado su muestra de sangre pueden llamar al 0800 345 3236, escribir al mail [email protected], contactarse por redes sociales a @EAAFoficial, o por la página web www.eaaf.org

MI

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS