24.9 C
Buenos Aires
HomeSociedadPasajes de tren agotados a Mar del Plata: por qué los servicios...

Pasajes de tren agotados a Mar del Plata: por qué los servicios salen con butacas vacías y cuántas son

La temporada récord que vive la Costa tiene otro boom: el tren a Mar del Plata. Menos de seis horas de viaje, confort y pasajes que van desde los 660 a los 795 pesos -hasta diez veces menos que el de ómnibus- hacen que conseguir un boleto sea uno de los grandes anhelos para las vacaciones.

El furor se refleja a la hora de buscar un lugar: apenas salen a la venta, los tickets se agotan en pocas horas. Algunos mantienen viva la esperanza y hasta último momento entran a cada rato a la página a ver si por esas cosas del destino aparece un pasaje. Y hay quienes lo consiguen. Otros viajan en micro o en el auto de un familiar o amigo y durante su estadía en la Costa, vuelven a probar suerte. Es difícil pero algún boleto se libera.

En los últimos días circularon en las redes fotos de asientos vacíos, lo que llevó a una pregunta: ¿Por qué si los pasajes están agotados, los trenes viajan con asientos libres? El tema generó especulaciones y un diputado provincial hizo un pedido de informes a la empresa Trenes Argentinos para obtener detalles sobre el mecanismo de venta de pasajes.

El tren a Mar del Plata tiene tres frecuencias de lunes a jueves, un servicio es directo. Los viernes, sábados y domingos hay cuatro trenes que conectan Constitución con La Feliz ida y vuelta, dos de ellos sin paradas intermedias. En cada uno de esos servicios pueden viajar como máximo 570 personas. Con precios populares y una demanda altísima, los boletos vuelan. Así y todo, se ven trenes que viajan con asientos libres.

El tren a Mar del Plata tiene una capacidad de 570 pasajeros. El promedio de ocupación es del 90%. Foto Luciano Thieberger.

Las sospechas de los que denuncian apuntan a las empresas de colectivos de larga distancia. “Es demasiada burda la maniobra que están haciendo y es obvio quiénes son los únicos beneficiados en ésta jugada, las empresas de colectivos de larga distancia. Mientras los únicos perjudicados son los usuarios, sobre todo, aquellos que menos posibilidades tienen de poder pagar pasajes en micro. Lo que queremos saber es que se está haciendo desde Trenes Argentinos y desde la Secretaría de Comercio, para prevenirla y garantizar a los usuarios poder acceder al servicio de trenes, si están haciendo algo o son cómplices necesarios”, dijo el diputado de la Coalición Cívica Luciano Bugallo.

El legislador hizo un pedido de informes a la empresa Trenes Argentinos para que brinde detalle e informe varios puntos sobre la frecuencia, sistema de ventas y cantidad de pasajes vendidos. Lo mismo hicieron en Santa Fe sus pares Hernan Reyes y Lucila Lehmann, también del espacio que lidera Elisa Carrió, ante la Secretaria de Comercio para que investigue la posible violación a la “Ley de Lealtad Comercial y de Defensa de la Competencia”, por una situación similar en el tramo Rosario-Tucuman.

“Hicimos la prueba de simular una compra. Vos podes comprar 20 pasajes. Después las empresas de transporte tienen todas las bases de datos de las empresas que han viajado. No nos van a dar la información de quién ha viajado. Pero ahí saltaría quiénes son esos pasajeros ficticios. Si cruzas datos es muy probable que haya pasajeros que van y vienen todos los días”, dijo Bugallo a Clarín.

Las empresas de micros que van a la Costa desmienten categóricamente la denuncia. “Es un disparate y un sinsentido total”, dijo Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi) ante la consulta de este diario.

Los pasajes van de los 660 a 795 pesos. Foto Luciano Thieberger.

El sector de los colectivos todavía no se recupera del efecto Covid: las ventas siguen un 30% más bajas que antes de la pandemia. A la vez, los micros estuvieron 10 meses sin hacer viajes durante las restricciones. Competir contra el tren es una tarea titánica: los pasajes pueden ser hasta 10 veces más caros ya que los micros no cuentan con subsidios.

Las compañías tampoco pudieron renovar su flota y pidieron prórrogas especiales para las unidades que tienen diez años de antigüedad. “Pensar que una empresa todavía tiene resto para comprar pasajes de tren sin saber si esa gente va a subir a su micro es un disparate”, insistió Gaona.

Más barato que el taxi a la estación

Tras las denuncias de compras de boletos de tren por parte de empresas de ómnibus para perjudicar el servicio, un equipo de Clarín fue a Constitución y habló con pasajeros de una formación del servicio directo Mar del Plata – Buenos Aires. Las impresiones varían de acuerdo a la ubicación que ocuparon en el tren.

“Había muchos lugares vacíos. Prácticamente las personas viajaban de a una. Nosotros quisimos cambiar los tickets para volvernos antes y nos figuraba que no había disponibilidad. Y nos pareció raro que cuando subimos si había lugares disponibles”, comenta una pasajera.

Inés, otra turista de la formación, declara que en el recorrido a Buenos Aires el tren fue lleno, pero que en el de ida viajó la mitad de los pasajeros. “Para la ida compré en los primeros días de noviembre y me costó conseguirlos. Y casi la mitad de los vagones fueron vacíos”.

Sin embargo, otros afirman que en ambos trayectos los vagones estaban completos. “Vino llenísimo. En Mar del Plata había una fila enorme”, considera María. Otra de las veraneantes menciona haber escuchado sobre la denuncia, pero que su vagón de ida estaba lleno. “Solo estaban vacíos dos asientos. Pocos”.

El tren tarda 6 horas en conectar Buenos Aires con Mar del Plata. Foto Luciano Thieberger.

Por su parte, Alejandro Mansilla, uno de los camareros al servicio del tren que arribó desde Mar del Plata sostiene que en su coche “como mucho hubo 2 o 3 asientos no disponibles, pero venimos llenos. Casi al 100 %”. Además, explica que en el último tiempo han tenido quejas de pasajeros que denunciaban que al comprar los boletos en la página correspondiente estos les figuraban como agotados, pero que al viajar encontraban asientos disponibles.

“Eso depende de la persona”, comenta Grisel, quien forma parte del personal al servicio de los controles de los boletos. “Hay gente que no se molesta en devolverlos para que haya otra posibilidad de comprarlo porque le sale más caro el taxi que el valor del boleto”. La posibilidad de retornarlo existe. Si es por internet puede regresarse por esa vía, pero si la compra fue presencial solamente es por ventanilla.

“Lo ideal sería que lo devuelva porque ese asiento está vendido, pero va vacío al no presentarse. —continúa Grisel— Hubo una tanda de vueltas de coches con la mitad de los pasajeros porque no se presentaron”.

En cuanto a las sospechas por ventas de grandes cantidades de boletos por parte de empresas de buses para aplacar a la competencia, sostiene que “sería un movimiento muy grande porque tenés que sacar los boletos con DNI siempre”. Desde la boletería aclaran que a pesar de que la compra de estos no es limitada, la persona a cargo debe presentar el DNI de cada uno de los pasajeros que van a ocupar los asientos.

“Pensar que tienen que sacar tantos boletos con diferentes DNI es algo raro. Acá en el chequeo para poder viajar se les pide a todos el documento”, finaliza.

Para diciembre, enero y febrero, Trenes Argentinos vendió 307.000 pasajes hacia y desde Mar del Plata. Foto Luciano Thieberger.

Según los datos de Trenes Argentinos, ese tren que esperó el equipo de Clarín en Constitución transportó a 492 pasajeros. Es decir, tuvo una ocupación del 86%.

Y ese mismo día, el que llegó a Mar del Plata a las 6.20 salió con 520 personas, un 92% completo.

En la empresa también desmintieron las versiones sobre la venta irregular de pasajes. Dicen que para diciembre, enero y febrero, vendieron 307.000 pasajes a Mar del Plata. El promedio de ocupación de esos trenes se ubicó en torno al 90%. En concreto, la empresa reconoce que hay un 10% de la gente que compra boletos y después no los usa. Entonces, ¿qué pasa con esos pasajeros?

Según un relevamiento que hizo Trenes Argentinos llamando a un grupo de personas que no tomó el tren, los motivos que dieron fueron “soy contacto estrecho”, “tengo Covid”, “en la casa donde íbamos a alojarnos están aislados por coronavirus”, “llegué tarde y perdí el tren” y “saqué el pasaje en noviembre y cambié de plan”.

El tren cuesta hasta 10 veces menos que el micro. Foto Luciano Thieberger.

Según pudo saber Clarín, la empresa también trabaja en una estrategia para persuadir a quienes tienen un pasaje y por distintos motivos no lo van a utilizar, a cambiarlo para liberar ese lugar.

“El tren es un servicio que está funcionando de manera excelente y que ha dado la posibilidad que miles y miles de familias viajen a sus vacaciones en un servicio de primera y a un precio accesible. Tiene un fin social de abrir la posibilidad de que las familias viajen. Y la idea es que lo pueda hacer la mayor cantidad posible”, señalaron desde Trenes Argentinos.

Sobre la venta de pasajes, explican que “es nominal” y “hay limitaciones para compra por usuario. Solo se puede comprar hasta 8 pasajes. Y cada pasaje lleva nombre, DNI, mail y teléfono”.

Y, por último, dejan dos recomendaciones: estar atentos a la fecha en la que salen a la venta los pasajes para cada mes y no perder las esperanzas si no se consigue un boleto, sino insistir los días posteriores ante la posibilidad de que se liberen lugares.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS