11.2 C
Buenos Aires
HomePolíticaWifi a bordo: conflicto sindical y enojo de los navales porque no...

Wifi a bordo: conflicto sindical y enojo de los navales porque no les ponen conexión en los buques

El mar está picado por un conflicto gremial que arrastra ya varios meses y que no encuentra solución en el horizonte. Lo protagoniza el Sindicato de Conductores Navales de la República Argentina (Si.Co.Na.R.A.), que reclama la instalación de conexión wifi en todos los buques. Pero sus reiterados pedidos chocan con el rechazo de los empresarios.

Desde el sindicato que conduce Armando Alessi se muestran con “malestar” ante las negativas de las cámaras empresarias a sus argumentos sanitarios, en un ida y vuelta que se intensificó con la paulatina normalización de actividades después del aislamiento por coronavirus.

Es que, aseguran los trabajadores, la conexión wifi a bordo les permitiría contar con telemedicina para garantizar “el acceso en tiempo y forma al servicio de salud” y también “dar seguimiento a patologías crónicas y tratamientos psicológicos y psiquiátricos“.

Según sus palabras, conseguirían así una asistencia médica universal, con alcance incluso en ultramar.

Armando Alessi, titular del Sindicato de Conductores y Motoristas Navales. Reclaman wifi a bordo para usar telemedicina en altamar.

El reclamo lo motorizan representantes del sector pesquero en Mar del Plata, aunque confían en hacerlo extensivo al resto del sector: conductores y motoristas navales de salas de máquinas de buques gaseros, quimiqueros, petroleros; remolcadores; buques areneros y de pasajeros, entre otros.

Esgrimen que la Organización Marítima Internacional (OMI) recomendó “la implementación de la telemedicina para brindar asistencia desde tierra a los buques que naveguen aguas nacionales”. Pero los vientos soplan en contra.

Negativa empresarial

Las cámaras del sector remarcaron su rechazo a la solicitud, en audiencias virtuales que coordinó el Ministerio de Trabajo entre el 31 de enero y el 10 de febrero a través de su delegación regional Mar del Plata.

Desde el sindicato dicen no entender la negativa, “toda vez que se trata de una acción tendiente a la protección del capital humano de las empresas”.

Apuntan, sobre todo, a la “absoluta falta de interés” de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (CAIPA), que representa a las empresas más importantes que operan en el puerto marplatense. Desde esa entidad sostienen que el reclamo era atendible antes, en el contexto más complicado de la pandemia.

Otras cámaras -como la de Armadores de Pesqueros y Congeladores (CAPeCA), la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera y la de Armadores de Buques Pesqueros de Altura- directamente ni asistieron a las audiencias.

“No descartamos iniciar distintos tipos de acciones para lograr el propósito porque la salud de nuestra gente es lo primero”, advirtió Alessi. Y la mar dejaba de estar serena.

El sector en pandemia

La actividad pesquera fue uno de los rubros que el Gobierno nacional consideró esenciales desde la primera ola de Covid. Como tales, quedaron exceptuadas del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado en marzo de 2020.

Sin embargo, en aquellos primeros momentos de la pandemia y ante la escasez de información certera, se vivieron situaciones de confusión.

El barco Scirocco, donde detectaron un caso de Covid a bordo, en abril de 2020.

Mientras el mundo se acomodaba al novedoso glosario de estos tiempos (PCR, contacto estrecho, caso sospechoso), el puerto de Mar del Plata vivió un episodio de incertidumbre y confusión.

Ocurrió a mediados de abril de 2020, apenas un mes después del comienzo de las restricciones más duras a la circulación.

Resulta que la tripulación entera del barco “Scirocco” -unas 30 personas a bordo- debieron mantenerse días enteros confinados en el buque antes de desembarcar. Sucedió después de que un oficial diera positivo de Covid y otros tres fueran catalogados como “casos sospechosos”.

Finalmente, los cuatro arrojaron resultado negativo. Y con testeos similares para el resto de sus compañeros, pusieron pie en tierra dos semanas después de lanzarse a navegar para concluir su aislamiento en un hotel del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS