24.9 C
Buenos Aires
HomePolíticaDeciden si piden a España informes sobre la conexión italiana de un...

Deciden si piden a España informes sobre la conexión italiana de un financista K

La Justicia argentina decide si pide a España un informe sobre las conexiones sospechosas del financista K, Néstor Ramos, en Italia y España, el mismo que está procesado en la causa de la Ruta del Dinero K.

En fuentes judiciales se espera que el tribunal oral federal 4, integrado por los jueces Néstor Costabel, Adriana Palliotti y Gabriela López Iñiguez o el fiscal de juicio Abel Córdoba decidan si ponen en marcha, a través de un exhorto, un pedido de cooperación judicial con España.

Hasta ayer no se sabía si la Unidad de Información Financiera había entregado a los jueces, como corresponde, algún informe reservado de la UIF de España sobre este caso, como para tomar una decisión.

En cambio, el juez federal Julián Ercolini pidió, el año pasado, con premura un informe a la Justicia de España sobre las declaraciones del ex jefe de inteligencia de Hugo Chávez, el “pollo” Carvajal quien dijo que el chavismo habría entregado “21 millones de dólares” al kirchnerismo para sus campañas electorales.

Sobre se requiere premura  en un caso como el de Ramos que está procesado como co-autor del delito de lavado de activos agravado en la causa de la Ruta del Dinero K y embargado en 36 mil millones de pesos por el juez Sebastián Casanello. Sí ese monto, una cifra récord para un financista.

El financista K fue un eslabón clave de la fuga y luego blanqueo de 55 millones de dólares de Lázaro Báez, así como Ernesto Clarens ayudó a cambiar dólares por euros, entre otras operaciones, a los contratistas de obra pública que le pagaban sobornos a la mano derecha de Julio De Vido, Roberto Baratta.

Pero Ramos no solo está procesado por esa operación con Suiza, sino por la compra de una estancia “El Entrevero” cerca de Punta del Este por 14 millones de dólares de parte del entorno de Báez, entre otras operaciones sospechosas.

Y como director de Helvetic, la empresa de fideicomisos suiza que compró la financiera “La Rosadita” de Federico Elaskar, no solo tuvo acciones del ex bolsero de electrodomésticos Garbarino, sino también de “Decavial y Esuco” del ex presidente de la cámara argentina de la construcción, Carlos Wagner. Elaskar había llegado a los Báez de la mano del financista Leonardo Fariña, quien luego se convirtió en un arrepentido en la causa y aporto datos clave para avanzar en la investigación.

Además, Helvetic le sirvió a Austral Construcciones S.A. de Báez “con un falso desembarco” accionario que luego fue “respaldado mediante facturas apócrifas expedidas por las firmas: Grupo Penta & Cia S.A., Constructora Patagónica Argentina S.A., Calvento S.A. y Terrafari”, afirmó Casanello en el procesamiento de Ramos.

Pero lo importante fue que cuentas bancarias abiertas por Helvetic en Suiza “eran controladas por Néstor Marcelo Ramos, quien figuró como administrador” cuando los beneficiaros finales eran los hijos de Báez, Martin, Luciana, Melina y Leandro.

También hizo otras trasferencias bancarias internacionales sospechosas de una cuenta Helvetic en el banco Safra, en 2015, “se giraron US$ 1.380.000 una cuenta a nombre del beneficiario “Intlex Limited Ras al Khaimah free trade zone authority, United Arab Emirates”, del Noor Islamic Bank de Dubai, firma que sería controlada por Ramos. El mismo Ramos dijo que esa transferencia fue el pago por los servicios profesionales realizados por “Helvetic Services Group S.A. desde el 2012 hasta el 2016, compensaciones, daños y perjuicios, estipulados en el contrato de mandato fiduciario suscripto”.

En la compra del campo “El Entrevero” en Uruguay, Ramos puso a disposición de Báez “la sociedad española Sambers Hantarex Spain SL y la cuenta bancaria que ésta registraba en el Barclays Bank S.A.U. de Madrid, España.

Desde esa cuenta se efectuó un pago el día 19 de julio de 2011 por la suma de U$S 2.950.000” al escribano uruguayo que intervino en la operación inmobiliaria. Sambers Hantarex Spain era administrada por Ramos hasta el 2009, cuando le vendió a Wodson International SA el 95% de las acciones. Es otra operación en España donde ahora es investigado por la conexión italiana de supuesta plata negra del chavismo y del partido la Liga del Norte.

El dinero a las cuentas de Sambers llegó procedente de EE.UU., Antillas holandesas y en menor medida de Uruguay y Suiza.

Así Helvetic sirvió para “ocultar el desembarco de Lázaro Báez en el mundo financiero. Su servicio principal consistía en operar como cara visible de titularidades societarias y operaciones bancarias realizadas por orden y en beneficio de sus clientes, quienes permanecían ocultos”.

En noviembre de 2012 se abren en el banco Safra las cuentas n°608742 titularidad de la firma Wodson International S.A. y n°608936 a nombre Helvetic Services Group -cuenta adonde confluyeron la mayor parte de los fondos expatriados”. Wodson fue creada por el estudio jurídico contable del ex presidente de Peñarol Juan Pedro Damiani Sobrero.

Así la cuenta de Helvetic en Suiza fue fondeada a través de cuentas manejadas por el grupo conforme el siguiente detalle: U$S 9.390.000 fueron girados por Wodson; U$S 14.900.000 por Fondation Kinsky de Panamá; U$S 200.000 por Marketing and Logistic y U$S 5.500.000 por Formental Corp”.

En la causa abra un documento que dice que Ramos y Martín Antonio Báez notifican al presidente de Austral Construcciones “la cesión de las acciones preferidas a favor de la fundación panameña denominada Fondation Kinsky, la que registraba a los cuatro hijos de Báez como sus beneficiarios finales”. Pero la “emisión de las acciones nunca se llevó adelante”, resaltó el magistrado.

“Como facilitador profesional, Néstor Marcelo Ramos intervino en la arquitectura financiera montada para lavar dinero de Lázaro Báez. Se encargó de la gestión y administración de los fondos en el exterior bajo la instrumentación de estructuras societarias de su propiedad -sociedades registradas en Suiza, Uruguay y España”, escribió el juez. Y “así encubrir la titularidad de esos capitales resguardados en el sistema bancario suizo, caracterizado por su secretismo y confidencialidad bancaria”, afirmó Casanello.

Sin dudas, “fue uno de los eslabones en la cadena de blanqueo de dinero” de la Ruta del Dinero K sin contar otros casos aún abiertos, finalizó el juez instructor.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS