24.6 C
Buenos Aires
HomeSociedadEn medio de la sequía y la ola de calor que golpea...

En medio de la sequía y la ola de calor que golpea al país, desapareció la laguna de Paiva en Santa Fe

En medio de una ola de calor infernal y con el Río Paraná en una bajante récord, se secó la laguna de Laguna Paiva, una ciudad ubicada 40 kilómetros al norte de la capital de Santa Fe y dueña de uno de los bañados más famosos de la zona.

El espejo de agua quedó desértico y en la ciudad ven con preocupación el panorama.

El diario local El Litoral recorrió el lugar con drones y captó imágenes de la sequía, como nunca se vio antes.

“Hasta hace ocho años atrás la laguna tenía un murallón que contenía y le daba el nivel de agua necesario para poder disfrutar del lugar. Producto del paso del tiempo y la erosión misma que produce el agua, sumado a la falta de mantenimiento hemos perdido el control”, explicó a ese medio el intendente de Paiva, Elvio Cotterli.

El funcionario destacó que, si bien el panorama es desolador, “se están desarrollando las tareas y obras necesarias para recuperar el espejo de agua”. Dijo que también están “en medio de un proceso de sequía que hace mucho no vemos en la región”.

Dijo que la construcción de un murallón para contener el agua demandaría “unos 16 meses de construcción” y que, paradójicamente, este sería un buen momento para hacerla por el nulo nivel de agua, que facilitaría las obras.

La laguna del Paiva está seca. Foto: captura de video/El Litoral

El Paraná, en lo más bajo

El martes pasado, Prefectura Naval Argentina informó que el Río Paraná volvió a bajar en el puerto de la ciudad de Santa Fe y quedó 22 centímetros por debajo del cero en la referencia utilizada para medir su altura.

Con esa marca, el Paraná llega en la estación fluvial santafesina a valores históricos, pues se trata de la más baja en lo que va de este siglo y para hallar valores inferiores hay que remitirse a décadas atrás, aunque el punto de referencia tuvo variaciones.

Lo cierto es que desde el 1 de enero pasado el caudal de agua del Paraná perdió 58 centímetros, ya que en el día que dio inicio al año su nivel estaba en 36 centímetros.

El río Paraná entró en una nueva fase de la bajante histórica que arrastra desde 2019. Foto Télam.

Además, las perspectivas no son alentadoras, pues en su último informe, el Instituto Nacional del Agua (INA) indicó que “prevalece una condición general de disminución de los caudales entrantes al tramo argentino del río Paraná” y adelantó que “los niveles fluviales continuarán en la franja de aguas bajas“.

El INA añadió en ese trabajo que “la tendencia climática al 31 de marzo de 2022 es desfavorable”.

La bajante del Paraná y la del río Salado, sumado a la falta de lluvias, viene repercutiendo en el sistema de lagunas de la región, donde se secaron la Juan de Garay (en la ciudad de Santo Tomé), la de la localidad de Laguna Paiva y la Añapiré, situada en la localidad de Campo Andino.

En cuanto a la laguna Setúbal, situada en la ciudad de Santa Fe, el bajo nivel del agua compromete la subsistencia de peces y tortugas, por lo que grupos de personas cavaron canales para que esos animales puedan llegar al canal principal.

Fuente: agencias.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS