24.8 C
Buenos Aires
HomeSociedadEl dolor de la madre de Lucas González: "Quería llevar a mi...

El dolor de la madre de Lucas González: “Quería llevar a mi hijo a casa, pero la Policía me lo mató”

Los padres de Lucas González, el joven de 17 años asesinado por policías de la Ciudad de Buenos Aires, hablaron por primera vez luego del crimen de su hijo y expresaron todo su dolor y reclamo de justicia. “Quería llevarme a mi hijo a casa, pero la Policía me lo mató. No voy a descansar hasta que paguen”, dijo Cintia, la madre.

En la puerta del hospital El Cruce, de Florencio Varela, acompañados por un centenar de amigos y familiares, tanto el papá como la mamá de Lucas salieron a hablar con los periodistas que estaban en el lugar.

Con los ojos llenos de lágrimas y la voz partida por el nudo de la angustia, el primero en hablar fue Mario, el padre: “Quiero agradecerle a mi gente, nosotros somos humildes. Y también a la prensa. Nunca imaginé yo, un pibe de barrio, llegar a oídos del Presidente y que nos atienda. Gracias doctor Alberto”, comenzó.

El dolor de Mario y Cintia, padres de Lucas González, asesinado por policías de la Ciudad. Foto Juano Tesone.

Luego también le agradeció al municipio y a los médicos del hospital que intentaron salvar la vida de Lucas, que ya desde que ingresó estaba en una situación irreversible.

“De a poco se está haciendo justicia. No queremos que haya ningún Lucas más, de arriba él nos va a ayudar y nosotros nos vamos a encargar de esclarecer todo, no le tememos a nadie”, agregó Mario, antes de darle paso a Cintia, la mamá.

La mujer, quebrada, expresó su dolor: “Quería llevarme a mi hijo a casa, pero la Policía me lo mató. No voy a descansar hasta que paguen. Nos arruinaron la vida. ¿Cómo sigo yo ahora?“, se preguntó, desgarrada y sin respuestas.

Y siguió: “Tengo dos hijos y no tengo fuerzas. No puedo soportar entrar a mi casa y no verlo más, que no me diga ‘mama me voy a entrenar’. Me lo dejaron con dos tiros en la cabeza, intubado“, cerró su durísimo relato, en un llanto conmovedor.

Dos horas antes el ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, se refirió al crimen de Lucas en una conferencia de prensa: “En primer lugar quiero hacerle llegar mi más sentido pésame a los padres, a los familiares y a los amigos de Lucas ante este hecho irreparable”, señaló.

“Ayer, anoticiado del hecho, ordené que se realice el sumario administrativo correspondiente, el desarme de los efectivos, los separamos de la función operativa, y el pase a disponibilidad“, agregó D’Alessandro.

En la noche de este jueves, el ministro porteño presentó un escrito ante el juez de la causa para sugerir el pedido de captura y detención de los agentes policiales.

Luego quien tomó la palabra fue el jefe de Policía de la Ciudad, Gabriel Oscar Berard, quien destacó que según lo investigado hasta el momento no existió un cruce de tiros entre los oficiales y los jóvenes.

“Lo que a nosotros más nos duele es la muerte así de un joven. Tenemos una convicción de que acá hay una mala actuación del personal policial. No recibieron fuego aparentemente. Para nosotros es un hecho grave. Estamos a disposición de la Justicia”.

Y cerró con un mensaje a la familia de Lucas: “Pedir perdón nos parece poco. Es algo tan enorme la pérdida que tienen que queremos decirle que estamos a disposición”.

Un caso de gatillo fácil

Lucas González fue baleado el miércoles a la mañana, cerca de las 9.30, en Barracas. Fuentes del caso señalaron que policías de la Ciudad le dispararon mientras viajaba en una Volkswagen Suran con tres amigos.

Lucas González tenía 17 años y jugaba en la categoría sexta de Barracas Central.

Según determinaron las pericias, recibió dos impactos de bala en la cabeza. Aunque en un primer momento la versión oficial indicó que se trataba de un joven que escapaba de la Policía, la familia denunció que se trató de un caso de gatillo fácil.

“Salió de entrenar del Club Barracas con amigos del barrio, de Florencio Varela. Los chicos iban a probarse porque en el club estaban buscando jugadores para la categoría de él. Cuando salieron de entrenar pararon a comprar un jugo en un kiosco, en ese trayecto para volver a sus casas aparentemente frenó un auto con policías arriba, que no sabían que eran policías porque estaban de civil. Ellos pensaron que los iban a asaltar por eso aceleraron y en ese trayecto que aceleran le dispararon a mi hijo”, señaló la madre del joven.

Lucas era futbolista y defendía los colores de Barracas Central, el club del que fue presidente el actual titular de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, y que está cerca de jugar la final por el ascenso a Primera contra Tigre.

DS​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS