6.6 C
Buenos Aires
HomePolíticaCaso Javier Milei: la vara no es Trump, sino Adelina

Caso Javier Milei: la vara no es Trump, sino Adelina

Una cosa es que el fenómeno electoral del momento decida como marketing propio referenciarse con Donald Trump y Jair Bolsonaro, pero otra muy distinta es que Javier Milei de veras tenga algo que ver con el ex presidente de los Estados Unidos o el actual brasileño. Claro que la realidad demuestra que hay espacio en el electorado para propuestas disruptivas de derecha, digamos. Sin embargo, no habría que apresurarse ni mezclar las cosas sólo avalados por una tendencia global amarrada tanto a los límites de las democracias occidentales como al fracaso de los progresismos. Aún así, Trump y Bolsonaro son peras, mientras que Milei es banana. Y está verde.

Empecemos por señalar que es un reduccionismo periodístico sostener que los máximos referentes regionales de nuestro “libertario” estrella fueron un producto mediático de la anti-política. Trump no hubiese llegado a ser este Trump sin ser antes un magnate ni lograr el apoyo del poderoso Partido Republicano. En cuanto a Bolsonaro, es nada menos que un emergente del Ejército, que en Brasil significa algo muy distinto que acá. Milei, por ahora, no es más que un brote de la televisión bizarra con modestos avales en el micromundo de las consultorías del establishment.  Ni más ni menos, quiero decir… Ojo: no estoy despreciando el fenómeno, sino tratando de hallarle el precio justo.

Tampoco hablo de la imposibilidad de que el menos pensado pueda llegar al Sillón de Rivadavia. Nadie apostaba un peso por Carlos Menem cuando le ganó la interna del PJ a Antonio Cafiero, pero el PJ es el PJ y la crisis económica se comía el gobierno de Raúl Alfonsín. Más cerca en el tiempo, pocos pronosticaban en el inicio de este siglo que Mauricio Macri sería un líder político nacional y ahí está, pero con un par de décadas de construcción partidaria, alianzas con sectores del mismo PJ mediante y coalicionado con los políticos tradicionales de la UCR y la Coalición Cívica. Macri es mucho más Trump que Milei, si se quiere, incluso porque es dueño y no empleado. Y tomó champán con Donald Trump.

Desde que Menem le abrió las puertas a la UCD en los 90, los liberales argentinos se animaron a soñar con construir su propio movimiento popular. Más que María Julia Alsogaray, fue Adelina Dalesio de Viola la candidata del establishment a construir una “nueva mayoría” o cierta especie de “populismo liberal” con base, incluso, en las barriadas humildes. De aquella UCD, lo más popular que nos quedó son Sergio Massa y Amado Boudou, con sus distintos tipos de adhesión al peronismo. El sueño, si se quiere, lo cumplió el mismo Macri, que hoy seduce a Milei en tándem con la ex montonera Patricia Bullrich para esmerilarle las bases electorales a Horacio Rodríguez Larreta.

Cuando digo que Javier Milei y José Luis Espert configuran un fenómeno porteño no les desmerezco las expectativas, para nada. Somos un país centralista, donde lo porteño se conoce más rápido que lo provinciano y acaso tienta más, porque la política tiene mucho de aspiracional en términos de representación. Habrá que ver qué hace Milei ahora, sentado en una banca del Congreso de la Nación en medio de la “casta política” que cuestiona, con presupuestos y asesores y empleados en un eventual interbloque “libertario” de 5 diputados junto a Espert.

Para no enredarse en la telaraña que denuncia, sólo le queda ser el primero en lanzar la campaña presidencial 2023, mantener el tono desencajado y hacer foco en propuestas como la de “armarse para defender la vida” y esas cosas. Su asesor más vistoso se llama Carlos Maslatón, quien no casualmente proviene de la citada UCEDE -cuando estudiaba Derecho- y ya trazó el destino presidencial de Milei. Sabe, supuestamente, que para llegar a eso no alcanza con Twitter, griterío y rock and roll. Hacen falta plata –mucha plata- y estructuras nacionales. O sea: meterse en el “asqueroso” mundo de la política. Recordemos que los antepasados alsogaraístas pasaron por ahí, hasta tomárselo escandalosamente a pecho.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS