6.6 C
Buenos Aires
HomePolíticaEl kirchnerismo perdió bastiones históricos en Santa Cruz, y deberá pensar alianzas...

El kirchnerismo perdió bastiones históricos en Santa Cruz, y deberá pensar alianzas para mantener la provincia

El 67,68% de los santacruceños participaron de los comicios legislativos de este domingo. Los resultados expusieron una dura derrota para el kirchnerismo en su propia tierra, ubicándose como tercera fuerza política pese a gobernar hace 32 años. Los números más finos golpean más duro al oficialismo: perdieron bastiones históricos en manos de Claudio Vidal, el dirigente petrolero que quedó segundo con un partido constituido hace dos años. La carrera de cara al 2023 empezó y las elecciones mostraron que sólo una alianza garantiza el triunfo.

Las elecciones en Santa Cruz dejaron al menos tres premisas claras: el kirchnerismo vive su peor derrota en décadas, una nueva fuerza política se consolidó de cara al 2023 cuando se elige al sucesor o sucesora de Alicia Kirchner -siempre y cuando no decida ir por un tercer mandato- y a ninguno de los tres espacios que participaron de las legislativas les alcanzan los votos para posicionarse en los próximos comicios sin no buscan una alianza.

La provincia que gobierna el kirchnerismo desde 1991, representa tan sólo el 0,75% del electorado nacional. Sin embargo, se entiende, su peso simbólico es aún mayor. Al igual que en las PASO, el triunfo este domingo fue para Cambia Santa Cruz, pero perdió al menos cuatro puntos en relación a las PASO. Y aunque el gobierno de Alicia Kirchner recuperó poco más de 5.000 votos, no le alcanzó para mejorar su performance.

¿Qué sucedió? Somos Energía para Renovar (SER) el espacio liderado por Vidal -secretario general del gremio petrolero- logró crecer más de tres puntos en relación a las PASO: 10.343 votos. Este partido de raíz peronista logró convencer a propios y ajenos.

El avance de Vidal puso en alerta al Gobierno. Por un lado, maneja un gremio de más de 9.000 afiliados de la actividad más importante de la provincia. Las regalías hidrocarburíferas son claves en el presupuesto santacruceño: este año se espera recaudar por ellas 19.514,76 millones de dólares. Alicia Kirchner no quiere a ese sindicato en su contra.

La lectura siguiente, en base a los números, es que ni a Cambiemos, ni al Frente de Todos ni al propio Vidal le alcanza para ganar las elecciones generales del 2023. El mapa quedó de la siguiente manera: Cambia Santa Cruz (35,1%), SER (28,22%) y el FDT (27,56%).

Sucede que en las elecciones a gobernador rige la ley de lemas, que posibilitó que Alicia Kirchner ganara los dos mandatos sumando los votos todos los candidatos de su espacio. Claudio Vidal ya anticipó en su discurso del domingo que buscará ser el próximo gobernador. Cambiemos no va a claudicar en su meta de destronar al kirchnerismo en su propia tierra, y comienza a pensar en una gran alianza, para la cual no descarta convocar al dirigente petrolero.

Ese plan también es barajado por el gobierno provincial, que entiende que los votos de SER fueron determinantes en 2019 para que la cuñada de la vicepresidenta renueve su mandato. La diferencia es que ahora Vidal tiene su propio partido y desde aquella elección sumó más de 20.000 votos.

Pero los comicios legislativos dejaron una herida importante en el kirchnerismo, que siempre se jactó del triunfo en un grupo de localidades en donde a la oposición le costaba imponerse en las urnas. Esa realidad varió en parte y golpeó en el corazón del armado electoral del oficialismo.

El Frente para la Victoria Santacruceña, espacio que llevó a la gobernación a Néstor Kirchner, perdió en estas elecciones sus bastiones históricos, pero en ellos no se posicionó Cambiemos, sino el espacio liderado por Claudio Vidal.

La cuenca carbonífera -conformada por las localidades de 28 de noviembre y Río Turbio-, consolidó al referente petrolero como una opción. Esas localidades fueron históricamente, el “bastión K”. En la primera de esas ciudades SER se quedó con el 47,83% de los votos, contra los 32,98% del FdT. En el otro municipio, los números fueron del 46,59% (SER) y 37,77% (FdT).

La zona norte de Santa Cruz también era un territorio amigable para el kirchnerismo. Pero allí ganó el espacio SER. Caleta Olivia es la segunda localidad de importancia en la provincia, por su densidad poblacional y su potencia petrolera. El vicegobernador de Alicia Kirchner es oriundo de esa ciudad, en la que el 32,34% de los votos fueron para Vidal, el 26,76% para Cambiemos y el FdT salió tercero con 26,63%.

Dos ciudades más que integran el polo petrolero, Pico Truncado y Las Heras. La primera fue conquistada por Cambiemos, que cosechó el 36,81%, SER el 36,56% y tercero el kirchnerismo con 17,19%. La segunda ciudad le otorgó el 39,2% a Claudio Vidal, el 25,3% al Gustavo González -candidato de Alicia Kirchner- , y el 23,06% a Roxana Reyes, de Cambia Santa Cruz.

Hay otro dato no menor: el candidato de Alicia Kirchner es el actual intendente de Puerto Deseado, una localidad ubicada a 735 kilómetros al noreste de Río Gallegos. Y allí Gustavo González fue derrotado. Cambiemos se impuso con el 34,17% de los votos, y con el 33,78% el Frente de Todos.

El Calafate volvió a darle una alegría al kirchnerismo: su intendente, Javier Belloni (FpV), compitió dentro del mismo frente para ser gobernador y no se baja de la carrera de cara al 2023. En la localidad turística, el FdT se quedó con el 50,64% de los votos. No fue sorpresa.  

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS