4.6 C
Buenos Aires
HomePolíticaPolémica por Nicaragua: un video muestra cómo el canciller de Daniel Ortega...

Polémica por Nicaragua: un video muestra cómo el canciller de Daniel Ortega ataca a la Argentina en un foro internacional

El Gobierno se queja de la presunta “injusticia” que sufre cuando se evalúa su posición abstencionista en la Organización de Estados Americanos (OEA) ante el ahogo a la democracia por parte de los regímenes de Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Este mismo jueves a la mañana la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, elevó el tono de crítica al régimen de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo: “Argentina cuestiona el desenlace electoral en Nicaragua. Entiende que no hay democracia limpia con presos políticos y con proscripciones”, dijo y se quejó de que hubiera países que levantaran el tono contra las elecciones y presos en Nicaragua, mientras que los únicos dos que habían convocado hace cuatro meses a sus respectivos embajadores de Managua eran Argentina y México. 

Se refería Cerruti a que Daniel Capitanich, el embajador político del Gobierno de Alberto Fernández en Nicaragua sigue sin ser repuesto allí, a manera de protesta a los Ortega-Murillo.

De hecho, en el Gobierno empiezan a debatir internamente el alto costo que tiene el uso de su principio ante la OEA de la “no injerencia” ante los crímenes de los Ortega, quien además ha sido durísimo para con Fernández, al que le rechazó un llamado, y le impidió presidir la Comunidad de Estados de Latinoamérica y Caribe (CELAC).

Nada garantiza que con una postura concesiva ante las elecciones que consagraron a Ortega nuevamente presidente el domingo pasado, los nicaragüenses no se opongan esta vez a las aspiraciones argentinas de presidir el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, tal como busca el Gobierno ahora. 

Para el caso, vale la pena recordar las duras críticas que disparó el canciller de Ortega en la última cumbre de la CELAC, el sábado 18 de septiembre, cuando expuso ante el plenario de presidentes las razones por las que su país se opuso -fue el único- a que la Argentina presidiera la CELAC.  

“Nicaragua expresa en este foro que debe ineludiblemente representar la soberanía de los pueblos y estados latinoamericanos y caribeños nuestra firme posición de no respaldo no voto a la República Argentina para la Presidencia Pro tempore la CELAC, ya que el Gobierno de Argentina no su pueblo, al que nosotros respetamos, ha contrariado negado las bases de la CELAC con pronunciamientos políticos de su presidente y su canciller con gran ruido mediático”, dijo entonces el canciller nicaragüense Denis Moncada acusando al Gobierno argentino de “Trabajar con Estados Unidos para resolver la situación de Nicaragua”.

Fue en esa traumática cumbre a la que Fernández finalmente no asistió en la que se despacharon los nicaragüenses. Fue tras la derrota del oficialismo K en las elecciones primarias del 12 de septiembre. Y fue tambien en el contexto del dramático momento que vivió el ex canciller Felipe Solá que en pleno vuelo a esa cumbre de la CELAC fue informado por Santiago Cafiero que él mismo lo reemplaza como ministro.​​

Curiosamente, mientras el gobierno de los Fernández dice no “seguir mandatos” de Estados Unidos y del secretario de la OEA, Luis Almagro respeto a las posiciones sobre Cuba, Nicaragua y Venezuela, para el canciller de Ortega “el gobierno argentino se convirtió en instrumento del imperialismo norteamericano, ordenándose a sus intereses hegemónicos, diseñando dicho por ellos mismos con el gobierno de Estados Unidos”. Sostuvo Denis Moncada que se trataba de una “estrategia” que buscaba “vulnerar y negar la soberanía nacional de nuestra Nicaragua.”

Moncada acusó entonces a la Argentina haberse “atrevido a interferir” sus asuntos y de hacer “política propia, interviniendo vulgar y ofensivamente en clara e insultante sintonía con los yanquis en temas internos de nuestra patria”. Acusó al Gobierno de la República Argentina de “violar nuestra dignidad y soberanía nacional, que, como dice nuestro Augusto C. Sandino, general de mujeres y hombres libres, esto no se discute, se defiende con las armas en la mano. Decimos hay armas de la paz, del progreso, del desarrollo”.

Dijo que defenderían “con orgullo nacional” su “honor y decoro” que “obviamente ha sido manoseada” por los “inaceptables planes conjuntos del Gobierno de República Argentina con el gobierno imperialista de los Estados Unidos”. Y remató: “Por eso, por esas razones de fondo, no podemos dar el voto al Gobierno de la República Argentina”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS