4.6 C
Buenos Aires
HomeDeportesDe una "pandilla" en el vestuario a amenazas mafiosas entre familiares: los...

De una “pandilla” en el vestuario a amenazas mafiosas entre familiares: los coletazos de la pelea Jokic-Morris en la NBA

Las repercusiones de la pelea entre el reinante Jugador Más Valioso (MVP) de la NBA y compañero de Facundo Campazzo en Denver Nuggets, Nikola Jokic, y Markieff Morris, de Miami Heat, no se detienen. Después del cruce que sostuvieron ambos, cuando intercambiaron golpes, la situación no dejó de escalar: de los jugadores esperando cual pandilla en la puerta del vestuario hasta las más recientes amenazas de familiares con un tinte cuasi mafioso.

Las emociones evidentemente se salieron de control el lunes pasado, cuando se cruzaron los del estado de Colorado con los de la Florida.

Todo comenzó cerca del final del encuentro, poco después de que los jugadores del Heat se molestaron por lo que consideraron debió ser una falta de Jokic sobre Bam Adebayo

Allí, Markieff Morris, un jugador con antecedentes polémicos y tildado por no pocos como conflictivo (en el mejor de los casos), recibió un golpe artero cuando estaba de espaldas por parte de Jokic,

Hubo, eso sí, una situación previa que motivó el accionar del serbio, ya que con la pelota en juego y el pivote teniéndola en sus manos por lo alto (dejando entonces su tórax al descubierto), el hombre del Heat le dio un fuerte topetazo que pareció incluir un codo alto para impactarlo. De hecho, esa infracción fue marcada como flagrante 2 (el equivalente NBA a una descalificante del básquet FIBA, que acarrea expulsión).

De inmediato el europeo reaccionó y le dio un “hombrazo” a su rival, a la altura de la nuca, con suma potencia, derribándolo al instante.

Más allá de que no hubo mayores agresiones físicas en el momento, pese al breve tumulto que con lógica se armó, posteriormente el enfrentamiento fue in crescendo aunque no llegara a haber violencia. 

La NBA terminó enfrentando una situación caótica y ciertamente no está contenta con ninguna de las faltas ni con la situación que les siguió. Una de ellas ocurrió en el momento, dentro de la cancha, cuando Jimmy Butler invitó a Jokic a volver a la cancha (el entrenador de Denver, Michael Malone, lo sentó en el banco) en posición desafiante.

Pero también tuvo resabios posteriores al juego, incluyendo una imagen que fue publicada en el Denver Post y que mostró a los jugadores del Heat apostados cerca del vestuario de Denver después del partido, casi como una pandilla esperando a una banda rival. Los informes indican que recién se retiraron cuando fueron removidos por el personal de seguridad del Pepsi Center, estadio de los Nuggets.

El periódico reportó que el alero del Heat “gritó en el pasillo, advirtiendo a los jugadores de los Nuggets que sabían en dónde estaba estacionado el micro’‘.

“Es una situación de la que creo que todos aprenderemos, no debemos permitir que nuestras emociones se lleven lo mejor de nosotros”, dijo el entrenador Malone el martes.

La decisión de la liga implicó un partido de suspensión y quita de sueldo por esa noche para Jokic, así como una multa de 50.000 dólares a Morris y una de 30.000 a Butler.

“Fue una jugada estúpida”, reconoció Jokic, quien agregó: “Me siento mal”. Morris, por su parte, se volcó a Twitter para escribir. “Me encanta ver el odio (de los usuarios). Sin dudas cometí una falta dura, que siempre hago, pero nunca le pegué a un hombre de espaldas. Por suerte estamos hechos diferente acá”, expresó, en última referencia a su condición de estadounidense.

I love to see the hate! No doubt I took a hard foul which I always do but I’ve never hit a man with his back turned! Luckily we built different over here. I can take my licks and keep pushing. Joker 1 smooth 0 lol.

— Keef Morris (@Keefmorris) November 9, 2021

Las familias ¿y una promesa de vendetta?

Y después, la riña se convirtió en un asunto de familia.”Se esperó a que mi hermano le diera la espalda. TOMO NOTA”, advirtió Marcus Morris, también jugador NBA (milita en Los Angeles Clippers) y hermano de Markieff, en Twitter.

Waited till bro turned his back smh. NOTED ✍🏾

— Marcus Morris (@MookMorris2) November 9, 2021

Jokic tiene dos hermanos mayores, Strahinja y Nemanja (este último, participante de eventos menores de artes marciales mixtas), quienes según reportes estadounidenses eligieron abrirse una cuenta de Twitter exclusivamente para contestarle al hermano de Morris.

“Deberías dejar esto ahí en lugar de amenazar públicamente a nuestro hermano. Tu hermano realizó una jugada sucia primero. ¡Si quieres dar otro paso, puedes estar seguro que te estaremos esperando!“, escribieron, firmando al final como “Hermanos Jokic”.

@MookMorris2 You should leave this the way it is instead of publicly threatening our brother!Your brother made a dirty play first . If you want to make a step further be sure we will be waiting for you !! Jokic Brothers

— Jokic Brothers (@JokicBrothers) November 9, 2021

Más tarde, la situación tomó tal vez su único cariz risueño, cuando Morris volvió a tuitear y escribió: “Mamá me dijo que no hablara más en las redes sociales. Bueno, ahí está. Te amo, mamá”.

Los hermanos de Nikola también tienen sus antecedentes y en los últimos playoffs, cuando los Nuggets se enfrentaron a Phoenix Suns, uno de ellos estuvo cerca de meterse a la cancha a defender al MVP.

Desde siempre, además, se han expresado con vehemencia en los estadios. Basta repasar una situación de 2019, cuando Jokic se fue expulsado en un partido ante Indiana Pacers.

Pese a que son de distintas conferencias y se cruzan menos de lo que podría ocurrir si ambos jugaran en la misma zona, pronto se verán las caras: el próximo Miami-Denver se jugará el 29 de noviembre en Florida y según el periodista estadounidense Eric Goodman, los hermanos de Jokic ya compraron entradas para ese partido. ¿Irán a saldar deudas?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS