11.4 C
Buenos Aires
HomePolíticaEn la recta final, Alberto Fernández se enfoca en el Conurbano y...

En la recta final, Alberto Fernández se enfoca en el Conurbano y en los que no fueron a votar

Alberto Fernández sabe que dar vuelta la elección a nivel nacional es un objetivo demasiado complejo de cumplir. Al cabo, en las PASO el Frente de Todos se impuso en sólo 7 provincias. Pero en los últimos días, el Presidente sí se mostró optimista de poder revertir la historia en la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas. Un plan complejo y que hoy ninguna encuesta cree posible. 

Con ese balance y la estrategia acordada con los gobernadores de “provincializar” las campañas en cada distrito, el mandatario evitará el Interior del país y encarará la recta final de cara a las Legislativas del 14 de noviembre con el foco puesto en el Conurbano, donde el oficialismo apuesta fuerte a recortar la brecha con Juntos por el Cambio, y en reforzar la convocatoria a los que no fueron a votar en las primarias.

Aunque con mucha cautela, en el Gobierno todavía mantienen la expectativa de que Cristina Kirchner se recupere de la intervención quirúrgica de útero a la que se sometió en las últimas horas y pueda estar en el acto de cierre de campaña en Merlo, trazado inicialmente para este sábado, pero que tras la operación fue reprogramado para el próximo jueves. “Esperamos su recuperación”, dicen en Balcarce 50 sobre esa posibilidad. Cerca de la vice reina el hermetismo y, por el momento, se limitan a señalar que dependerá de lo que digan los médicos.

Pero indudablemente la salud de la vicepresidenta cambió los planes del oficialismo, que en el último tramo de la campaña esperaba poder desplegar su figura para apuntalar a la gestión del gobernador Axel Kicillof y a los candidatos del FDT.

Tras la turbulencia política que desató la durísima carta de Cristina por la contundente derrota electoral, se decidió mostrar una imagen de unidad que diera garantías no sólo de cara a los comicios sino también respecto al día después, para intentar despejar dudas de que, al menos en el corto plazo, no habrá un ruptura.

Alberto Fernández en Quilmes junto a Mayra Mendoza.

Por lo pronto, el Presidente diagrama una última semana con varias actividades en el Conurbano bonaerense. Recorridas en distritos clave y encuentros de cercanía y “mano a mano” con vecinos, como el que tuvo este sábado en Quilmes junto a la intendenta Mayra Mendoza, serán parte del repertorio al que apelará para mostrarse en la Primera y la Tercera sección electoral, que reúnen al grueso de los distritos más populosos de la Provincia.

En la Tercera el FDT pudo hacer pie en las PASO, pero la diferencia en relación a otras elecciones se redujo considerablemente, mientras que en la Primera, la ola cambiemita fue clave para que la diferencia de las listas encabezadas por Diego Santilli y Facundo Manes se impusieran por 356.533 votos a la de Victoria Tolosa Paz.

Este domingo, en plan electoral, estuvo en José C. Paz con la candidata Victoria Tolosa Paz y dio la orden de largada de una maratón que se realiza en el municipio.

A la vez, salieron los últimos spots del Frente de Todos que incluyen duras críticas a Mauricio Macri, Elisa Carrió y María Eugenia Vidal y se titulan “Argentina está en marcha”. En el tramo final se endurecerá el discurso contra la oposición.  

La agenda del Presidente será replicada por cada ministro con bajadas en distintos distritos, para abarcar más territorio. “Para las primarias hicimos una campaña para Suiza. Ahora la situación sanitaria cambió y vamos a salir a la calle y a estar en el territorio más que nunca“, se envalentonan en el oficialismo. Algo de eso hablaron el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y los funcionarios de primera línea en la última reunión.

La hoja de ruta de los candidatos también va en esa lógica, aunque con mayor flexibilidad que en el caso del Presidente: tras visitar Azul y Olavarría con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y compartir escena este sábado en La Plata con el gobernador Kicillof, Tolosa Paz luego se centrará en municipios de la primera y tercera (San Martín y Ensenada) y el martes desembarca en Mar del Plata.

Más allá del trabajo territorial, el Gobierno intensificará el plan para convocar a la gente a votar. En las PASO, estiman, faltaron dos millones y medio de personas en relación a otros años y creen que en ese universo hay un votante posible más cercano al oficialismo que a JxC. El primer paso lo dio este jueves la portavoz Gabriela Cerruti, quien aprovechó parte de su habitual conferencia de prensa para recordar que “quienes no fueron a votar en las PASO, podrán hacerlo en la generales”, que el domingo de la elección el transporte público será gratuito en todo el país y que “va a ser más rápida la emisión del voto” a partir de la flexibilización del protocolo sanitario.

Cerruti no fue la única que actuó bajo esa línea que trazó Fernández: horas después, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, se puso al frente y resaltó la acordada de la Cámara Electoral que instó a los jueces de cada distrito a asegurar una mayor fluidez “para disminuir esperas” en los centros de votación. El dirigente de La Cámpora trabajó intensamente en las últimas semanas para lograr que, en sintonía con las aperturas sanitarias dispuestas por el Gobierno, se flexibilizara la organización.

Los carteles de Victoria Tolosa Paz en el conurbano.

Fernández, que les pidió a los intendentes que redoblen la presencia militante para incentivar a votar, incorporará la convocatoria a su discurso de la última semana. “Que elijan qué proyecto quieren para el futuro, sea el nuestro o el de la oposición, pero que vayan a votar y a fortalecer la democracia”, dicen en Casa Rosada. La intención es subir en al menos 7 puntos la participación electoral, que en las PASO fue de 66,21 por ciento y rompió el piso desde la vuelta de la democracia. Los más osados se entusiasman con lograr igualar el 78% de las generales de 2017.

En cuánto puede influir ese incremento de la participación en el resultado de la elección es el gran interrogante. “A mayor participación, mayor oportunidad de ser votados”, insiste el consultor catalán Antoni Gutiérrez-Rubí. No todos lo creen: la gran duda que tienen algunos funcionarios de primera línea e intendentes es si entre esos “nuevos” votantes habrá más para la lista de Santilli.

Un dilema similar surge con los pronósticos que hacen en el entorno presidencial. Si bien dejan saber que hay “optimismo”, reconocen que ninguna encuesta respalda un triunfo del FDT: argumentan una sensación térmica distinta en la calle y se aferran a la esperanza de que “los encuestadores ya la chocaron (sic) toda varias veces”. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS