7.3 C
Buenos Aires
HomePolíticaOtra interna en el Gobierno: ahora, por el control de los PCR...

Otra interna en el Gobierno: ahora, por el control de los PCR y las vacunas de los turistas

-¿Y ahora quién se está encargando de controlar las declaraciones juradas?

La pregunta llevó silencio a una reunión muy tensa en Casa Rosada, el jueves pasado. Y no porque zanjara las diferencias o empujara a un acuerdo entre representantes de dos ministerios, sino porque para sorpresa de varios de los presentes, en la larga mesa no obtuvo respuesta. En rigor, nadie supo contestarla. La escena se dio en medio de una fuerte discusión entre Sonia Tarragona, jefa de Gabinete de la ministra de Salud, Carla Vizzotti; y la directora de Migraciones, Florencia Carignano, dirigente incondicional de Eduardo “Wado” de Pedro y La Cámpora.

En la previa a la Decisión Administrativa 1064/2021, que flexibilizó los requisitos de ingreso al país para argentinos y extranjeros, y la ampliación del listado de pasos fronterizos habilitados y el aforo al 100 por ciento en el transporte fluvial, ambas funcionarias discutieron fuerte por el control de las declaraciones juradas

Como se trata de un requisito que deben completar los pasajeros en el momento de ingreso al país, desde Salud pretendían que Migraciones se encargara de su supervisión y eso transmitió Tarragona en la reunión. A esto se suma el hecho de que en los 300 pasos fronterizos no hay personal de Sanidad de Fronteras, el área a cargo de Claudia Madies.

Salud incluso llegó a tejer un borrador de resolución en el que le trasladaba esa responsabilidad a Migraciones. Carignano, enérgica y molesta, se opuso. “Nuestro personal no está capacitado para hacer ese tipo de trabajo. Podemos saber si alguien tiene pedido de captura internacional, pero es imposible que sepamos distinguir si un PCR es trucho o si un certificado de vacunación no es bueno”, dijo, palabras más, palabras menos, la funcionaria, en el pasaje más moderado de una intervención con frases subidas de tono. 

La reunión fue coordinada por el vicejefe de Gabinete Jorge Neme y contó con presencia de funcionarios de distintas áreas involucradas como ANAC (Felipe Soba), Cancillería (Ana Laura Cachaza), Legal y Técnica (Jéssica Kopyto) y Turismo (Geraldine Oniszczuk), entre otros. Allí Tarragona no cedió y dijo que Salud no contaba con el despliegue para afrontar semejante operativo, pese a las partidas presupuestarias excepcionales que tuvo el área con motivo de la pandemia.

Y, en un intento por imponerse, planteó que desde su área no impulsaban ninguna apertura adicional.

Esto generó una reacción que excedió a Carignano, ya que todas las partes vienen pujando  internamente por abrir el tránsito fronterizo, especialmente tras la dura derrota electoral. “Sos parte de un Gobierno que quiere la apertura del turismo porque necesita que la gente vuelva a la normalidad y lleguen dólares”, escuchó Tarragona de parte de otro de los presentes. 

Por primera vez en este tipo de cruces, Carignano recibió el apoyo de funcionarios que por lo bajo la critican con dureza por su estilo confrontativo. Esta vez hubo molestias por lo que se consideró “un desmarque” de la funcionaria que responde a Vizzotti. Y también por no disponer de un protocolo especial con personal de Sanidad de Fronteras, al menos por esta etapa. 

Sin acuerdo, ante una tensión extrema y para evitar “heridos”, se decidió dilatar cualquier definición a la espera del resultado de una gestión ante los gobernadores para que en la frontera lo hicieran las Provincias a través de las fuerzas locales. Pero esa alternativa no prosperó. 

Tampoco la idea de pedirle al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que se lo encomendara a las fuerzas federales. 

Con todo, este domingo hubo una nueva cumbre en Casa Rosada. Tarragona evitó encontrarse con Carignano y envió a Madies, directora nacional de Sanidad de Fronteras, que finalmente debió aceptar la responsabilidad.

Sin embargo, el interrogante persiste: ¿Quién controla la validez y veracidad de la información sanitaria volcada en las declaraciones juradas electrónicas? Si bien Migraciones hizo en marzo un relevamiento al azar de tests y tras encontrar irregularidades realizó una denuncia penal por un vuelo de egresados proveniente de México, la responsabilidad según la legislación vigente es de Sanidad de Fronteras.

Pero el silencio de Tarragona ante la pregunta que encabeza esta nota develó lo que en la práctica ocurre: no hay un control efectivo y homogéneo de la documentación

Esto quedó expuesto, por ejemplo, en la causa en la que se investigó a Santiago Solans Portillo, el argentino que volvió al país desde Miami presuntamente ocultando que era COVID-19 positivo. El pasajero, en rigor, presentó un PCR positivo y un certificado de un médico estadounidense en el que supuestamente estaba en condiciones de viajar. Nadie lo controló y abordó el vuelo de American Airlines AA921, pero fue interceptado por Migraciones una vez que llegó a Ezeiza por tener fiebre. 

En la causa, que lleva adelante el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, Migraciones hizo su descargo el 28 de mayo pasado: “En relación a la documentación que se adjunta a las declaraciones juradas de ingreso al país, se informa que el control lo realiza la autoridad sanitaria“, señala. Y explica que, en virtud de la ley de Migraciones 25.871, a los agentes de Migraciones “sólo corresponde” controlar la información cargada en el “módulo migratorio”, es decir la documentación de viaje. Aclara, asimismo, que al “módulo de la salud”, tienen acceso en línea las autoridades provinciales, pero “tratándose de información sanitaria, tiene acceso inmediato a todos los efectos, el Ministerio de Salud de la Nación”.

Desde Salud, ante la consulta de Clarín, negaron cualquier duda respecto a los controles, indicaron que “en cada lugar difiere” el área que controla y explicaron que “para la apertura de cada paso el gobernador tiene que presentar un protocolo aprobado por su autoridad sanitaria” y que “en cada uno de esos protocolos se establece la operatoria del paso fronterizo”.

Y citaron un párrafo de la Decisión Administrativa publicada este martes que traslada a las provincias la responsabilidad, al indicar que podrán pedir “la apertura de corredores seguros adicionales a los autorizados” y que para eso “deberán presentar un protocolo aprobado por la autoridad sanitaria provincial previendo, en su caso, los mecanismos para llevar adelante las medidas sanitarias e incluyendo el control de las mismas, dando cumplimiento a las recomendaciones e instrucciones de la autoridad sanitaria nacional”.

Sucede que la apertura de los pasos fronterizos no fue dispuesta en su conjunto a pedido de las provincias, más allá del interés concreto de cada gobernador por incentivar el turismo con países limítrofes para reactivar las economías de sus distritos.

Con tantas dudas, este martes se trazó en Casa Rosada una nueva reunión para tratar de unificar criterios.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS