10.9 C
Buenos Aires
HomePolíticaLanzado al 2023, Schiaretti ya piensa en una agenda en común con...

Lanzado al 2023, Schiaretti ya piensa en una agenda en común con la oposición

Lo van a negar de todas partes. De ninguno de los dos armados se harán cargo de la discusión de una agenda en común y, mucho menos, que haya varios puntos en los que se saben que habrá respaldo. De un lado y del otro. 

Pero lo cierto es que, en esta tónica de acentuar diferencias con Casa Rosada y el kirchnerismo, tanto en el búnker schiarettista como en el armado de Juntos por el Cambio reconocen que se viene, a partir de diciembre, una hoja de ruta que comparten para el inicio del nuevo período legislativo. 

Partido provincial ‘mató’ Gestión Córdoba. El jueves por la noche y en un acto en Jesús María, Schiaretti habló por primera vez del ‘partido provincial’. Esa es la marca por lo que van ahora después de varios meses de insistir con algo que en su momento adelantó PERFIL CORDOBA y que, según creen varios asesores “no cuajó en la gente”: el modelo de Gestión Córdoba. 

Esa era la marca que, como dijo este diario a fines del año pasado, iban a empezar a tallar en los discursos los referentes del schiarettismo y el propio líder del movimiento. 

Sin embargo, en esta nueva fase, y lanzado a la pelea nacional en el 2023, los asesores tomaron nota y metieron un rápido brand kill –mataron la marca- para lanzar a la cancha el “partido provincial”. Entienden, dirigentes y asesores que hablan a diario con el gobernador cordobés, que es la forma de salir del marcado antiperonismo que se ve en algunos sectores de la sociedad. 

“Esa ola es brava y nos va a complicar”, suele repetir una persona de buen diálogo con la candidata a senadora nacional, Alejandra Vigo. 

Por ello es que, el partido provincial aparece como la base del lanzamiento y el mensaje de federalismo con el que Schiaretti se metió en la pelea de pesos pesados. Más aún en una semana en la que tanto la vicepresidenta Cristina Kichner, como el expresidente Mauricio Macri, repararon en el cordobés. 

A su estilo, con sus gestos, de ambos lados de la grieta devolvieron atenciones y reconocen que Schiaretti se pone a jugar otro partido. 

El cordobesismo al Congreso.  En una semana de definiciones del propio gobernador, en actos y entrevistas, mencionó la necesidad de salir de grieta. Y dijo que “Macri y el kirchnerismo chocaron el país”. 

Sin embargo, por lo bajo, dirigentes de varios sectores repararon que, a la hora de hablar del expresidente, Schiaretti no fue tan duro; y viceversa. Cuando al expresidente se le preguntó por esto el viernes en la Bolsa de Comercio, tampoco el hombre del PRO salió al cruce con vehemencia. 

De hecho, los socios cordobeses de Macri se quedaron con gusto a poco. 

O al menos un sector de la alianza Juntos por el Cambio, porque hay otra vertiente que abre las puertas al diálogo con el gobernador cordobés y lo pone en la carrera al 2023. 

Este espacio y la mesa chica Schiaretti ya observan puntos para recorrer un mismo camino legislativo en los próximos meses con un borrador que ya empezó a circular de una agenda en común.

Hay una hoja de ruta con retenciones, reforma judicial, aumento de coparticipación, economías regionales, subsidios y algunas banderas del delasotismo y el schiarettismo que llegarán al Congreso de la mano de JxC. Por ejemplo, el PPP nacional que anunció el candidato a diputado Rodrigo de Loredo hace unas semanas. 

Ahí, aunque sea del radicalismo y la oposición, los schiarettistas del Parlamento acompañarán.  

El resto, como lo relacionado al campo, la industria automotriz y la pelea por más fondos que también beneficiaría a intendentes radicales, tendrán también la agenda mutua. 

Los interlocutores. Es un diálogo casi sin intermediarios, pero en El Panal no desconocen que hay algunos actores de la oposición con los que tienen más diálogo que con otros. Puentes. 

Ahí, figuran Gustavo Santos y el radical Mario Negri. Schiaretti respeta a ambos y tiene una relación distinta a la que conserva con otros. 

Pero, en las altas esferas de JxC, esta semana también quedó claro que el gobernador habla con los líderes del PRO sin interlocutores. Aunque lo haga con diferencias. 

El poroteo. Entre los números que tienen en el Centro Cívico y los que manejan en JxC, la alianza podría llegar a 55% y el schiarettismo queda en 26%. Igual, en el último sprint van a tratar de llegar a los 28,5% para que entren tres diputados. El objetivo de máxima. 

Si se concreta, Hacemos por Córdoba y Juntos habrán logrado el otro objetivo, dejar al kirchnerismo sin banca. Panorama que en el FdT creen imposible. 

“Habrá lugares a los que mejor Cambiemos no va más. Y otros en los que nosotros podemos pisar fuerte”, razonó con picardía un schiarettista. 

A dos semanas de las Legislativas, el acuerdo empieza a carretear. 

 

También te puede interesar

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS