8.4 C
Buenos Aires
HomeEspectáculosEstrenos de cine, con fuerte presencia de películas argentinas como “El secreto...

Estrenos de cine, con fuerte presencia de películas argentinas como “El secreto de Maró”, “Yo nena, yo princesa” y “Lo inevitable”

Además de la oferta local, se suma el lanzamiento tardío de “El caso Collini”, el film de terror “Espíritus oscuros”, “Terremoto 8.5″ y “Rock Dog 2″.

Además de la oferta local, se suma el lanzamiento tardío de “El caso Collini”, el film de terror “Espíritus oscuros”, “Terremoto 8.5″ y “Rock Dog 2″.

El secreto de Maró

Pasaron cinco años desde que la primera actriz Norma Aleandro estrenó una película en los cines del país. Por eso El secreto de Maró, de Alejandro Magnone (Subte-Polska), es un acontecimiento relevante. Para este regreso, un protagónico, Aleandro eligió esta historia de una mujer de origen armenio que es, también, la historia de una comunidad de migrantes en pugna por cuidar y mantener la memoria colectiva.

Lee también: Qué dijo la mamá de Lulú sobre “Yo nena, yo princesa”, la película basada en la historia de la primera nena trans del mundo en conseguir su DNI.

Con buen sentido, la película se presentó para la prensa en el restaurante de un club armenio. Un sitio como el que ocupa a Maró, una señora grande que, además de secretos, guarda el legado de su cultura a través de sus sabores. Y que deberá reaccionar cuando aparezca la amenaza de que el club, su fuente de trabajo, pueda cerrar. Como en Luna de Avellaneda, de Juan José Campanella, acá hay un grupo de personas unidas por la necesidad de supervivencia. Con esa mujer, en el centro del relato, a la que Aleandro aporta su magia especial: una credibilidad capaz de conmover, la construcción de un personaje de carne y hueso. Y memoria.

Norma Aleandro protagoniza el film “El secreto de Maró” (Foto: prensa).

Magnone cuenta pensando en el espectador, sumando escenas de un guion que logra entretener y apostando a la sensibilidad de un asunto universal. Más allá de lo específico -las huellas y el dolor del genocidio-, los conflictos de los inmigrantes, que son de acá y de allá, que se adaptan al país que los acoge pero saben que su memoria partida debe cuidarse.

El elenco que se suma a Aleandro, con César Bordón, Lidia Catalano, Héctor Bidonde, entre otros talentosos actores, completa una película que, a pesar de un exceso de subrayados, se ve con placer. A ellos se suma Florencia Raggi, como la funcionaria de la embajada armenia capaz de echar luz sobre el pasado de Maró.

Espíritus oscuros

Producida por Guillermo del Toro, esta nueva película de Scott Cooper (Hostiles, Pacto criminal) se centra en el derrotero de una familia que tiene la mala idea de entrar a una vieja mina abandonada. El lugar que alguna vez dio trabajo a un pueblo y sobe el que pesa una terrible maldición indígena.

Pero los conflictos son acaso más privados y psicológicos que producto de la presencia de El Mal. Hay un padre encerrado, junto a uno de sus hijos, por expreso pedido suyo, y un hijo menor, Lucas, a su angustiante cuidado. Un muchacho que arrastra sus problemas en silencio, pero hay otros adultos cerca, incluyendo al sheriff. Mientras el pueblo empieza a registrar varios hallazgos macabros.

Yo nena, yo princesa

La película dirigida por Federico Palazzo lleva a la pantalla la conocida historia de Luana, la primera nena trans que consiguió obtener su DNI con el cambio de género de manera oficial. Basada en el libro que escribió la madre, Gabriela Mansilla, contando esa experiencia, tiene a Eleonora Wexler y Juan Palomino como los padres del chico que, desde muy temprana edad, se autopercibe nena.

Eleonora Wexler interpreta a la mamá de Luana en la película “Yo nena, yo princesa” (Foto: prensa).

Este descubrimiento paulatino de su identidad de género producirá todo tipo de tensiones. En un entorno que va desde el padre a los colegios, los psicólogos y los burócratas, como una carrera de obstáculos.

Suerte de film de divulgación, la película toma la historia de Luana, narrada de una manera televisiva, como plataforma para una especie de discurso proinclusión hacia el final cercano a la propaganda. Pero cuyo mayor problema es que obliga a los actores a soltar parrafadas poco naturales, sobre un esquema maniqueo, didáctico y simplista hasta la exageración. La paradoja es que se dirige a un público de hoy, que no se escandaliza ni parece necesitar que lo convenzan de cuestiones tales como el derecho a una identidad acorde a la forma en que nos autopercibimos.

Lo inevitable

En la línea de varios exponentes del cine de terror actual, el director Frercks Castellani (Pájaros negros) cruza casa encantada con thriller psicológico, el gótico (de época) y el horror religioso. Es una película correcta en su realización, pero encuentra varios problemas desde lo narrativo. Empezando por una base poco original.

Juana Viale, en “Lo inevitable” (Foto: prensa).

Juana Viale, su hija Laura (Daryna Butrik) y su hermano Marcos (Luciano Cáceres) tienen un accidente automovilístico. Perdidos encuentran la consabida casa abandonada y, contra todo buen sentido, les parece buena idea refugiarse allí. Es el territorio en el que los sustos mezclarán lo sobrenatural y las extrañas apariciones, como la del personaje del actor español Javier Godino (El secreto de sus ojos).

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS