10.2 C
Buenos Aires
HomeDeportesCastellano apuesta a una promesa del automovilismo para correr en su equipo

Castellano apuesta a una promesa del automovilismo para correr en su equipo

La noticia hizo ruido en el mundo del TC. Jonatan Castellano tendrá otro auto para la temporada 2022. A la Naranja Mecánica que conduce actualmente el hijo del histórico Oscar se le sumará otro Dodge que competirá en la categoría. Y será conducido por Christian Iván Ramos.

Sobrino de Lalo, campeón en 1994, Ramos es una de las promesas del automovilismo argentino. Debutó a los 12 años a bordo de un karting en 2005, fue campeón junior en 2006 y en 2008, subcampeón zonal. Ganó el premio Lobo de Mar –fue dos veces nominado- y el Estrella de Mar. En 2010 tuvo su bautismo en el TSC, en 2011 fue galardonado como revelación y en 2012 fue subcampeón. En 2013 ganó el T4000.

Campeón. Christian Iván Ramos ganó el TC Mouras en 2020 y correrá TC en 2022. (Gentileza SSP Fotos)

Desde 2014, Ramos corre en el TC Mouras (subcampeón ese año) y fue invitado a participar del TC, categoría en la que terminó 8° y con una de las mejores marcas junto a Nicolás González.

En 2019 fue campeón de TSC y el año pasado se consagró en el TC Mouras -campeonato que le permitirá participar en el TC a partir de 2022- a bordo de un Torino. Actualmente, corre en TC pista, condición de la ACTC para poder ser piloto en la máxima categoría.

Ramos es oriundo de Mechongué, un pueblo de 1300 habitantes que está ubicado entre Balcarce, la tierra de Fangio, y Mar del Plata, donde actualmente reside. A los 29 años, se trata de uno de los automovilistas jóvenes con más títulos. Por eso despertó el interés del Castellano Power Team, que hizo una gran inversión y pondrá sobre las pistas otro vehículo de su escudería en el TC. Ramos será el coequiper de Jonatan, el hijo de Pincho, otro corredor que lleva el deporte motor en la sangre.

A toda velocidad. Ramos conduce el Dogde del Castellano Power Team. Desde 2022 será coequiper de Jonatan Castellano.

A principio de año, Ramos cambió el Chevrolet por el Dodge. “Es un muy buen equipo y me gusta la manera en la que trabajan”, dijo Christian. En ese sentido, tiene el asesoramiento de Eduardo Triviño y José Villar, históricos colaboradores de Pincho, y Sebastián Prósperi en el chasis.

Castellano padre fue el maestro de Lalo. Ahora, su hijo cobija al sobrino de aquel famoso corredor. La historia parece cíclica y para los hinchas de Dodge asoma una gran ilusión.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS