11.6 C
Buenos Aires
HomeEconomíaGuzmán recurre a bonos atados al dólar y la inflación para colocar...

Guzmán recurre a bonos atados al dólar y la inflación para colocar deuda por $275.000 millones

Antes de partir a Roma hacia la cumbre del G20, Martín Guzmán dejó todo preparado para afrontar uno de los mayores desafíos a su programa financiero. Se trata de la licitación de este miércoles en la que el equipo de Finanzas intentará colocar $ 275.000 millones para después de las elecciones con una artillería de bonos atados al dólar y la inflación.

Los siete títulos de corto y largo plazo, incluidos aquellos a tasa fija, apuntan a captar el apetito de los inversores en un contexto de mayores expectativas de devaluación y aceleración de la inflación. Pero también refleja la preocupación por cubrir vencimientos por $ 260.000 millones, el mayor monto desde agosto pasado.

“Los pagos que tiene que afrontar Finanzas explican la alta participación de letras y bonos indexados a la inflación y al dólar. Desde agosto que no enfrentaba un vencimiento tan alto y ante tal situación, salen a cubrirse ofreciendo corto y largo plazo, tasa fija en pesos y cobertura ante un repunte de la inflación y una devaluación”, dijo Lucio Garay Méndez, analista de EcoGo.

Luego de reiterar que “no habrá una devaluación”, Guzmán necesita reforzar el financiamiento para evitar mayores presiones cambiarias en una semana ya de por sí agitada por el rebote con fuerza del dólar blue, que este martes alcanzó el récord histórico nominal de $ 196, mientras que el contado con liquidación no regulado por el Banco Central cerró en los $200.

En ese marco, la secretaría de Finanzas ofrecerá este miércoles dos bonos ajustados por inflación (CER) a septiembre de 2022 y marzo de 2023, con rendimientos positivos del 1,3% y 1,4%; y otros dos títulos alineados al dólar oficial a noviembre de 2023 y marzo de ese año, con tasas positivas del 0,20% y 0,30%. Con esos cuatro títulos, intentará absorber $ 125.000 millones.

La suba de los tipos de cambios paralelos en estos días, que redundaron en una brecha alta y mayores expectativas devaluatorias, hacen más probable que la demanda se concentre en bonos dollar-linked. Por otra parte, en el mercado secundario la suba en los precios de los bonos ligados al CER también les da un poco de aire a la hora de colocar estos instrumentos”, dijo Garay Méndez.

Si bien en las últimas licitaciones el Tesoro remontó los niveles de renovación de deuda, el segundo semestre mostró un declive pronunciado del fondeo obtenido después de pagar vencimientos. Así, la tasa de refinanciación fue del 165% en junio, 112% en julio, 97% en agosto y 107% en septiembre, un bache que debió ser cubierto con emisión monetaria.

Esto implicó en lo que va del año que el déficit se financiara un 70% con asistencia del Banco Central y un 30% con deuda. Ahora, si se incluye el ingreso extraordinario de los US$ 4.300 millones girados por el FMI, que permitió cancelar adelantos transitorios al BCRA, la proporción sería del 61% y 39%, más cerca del Presupuesto, según los números que manejan en Finanzas.

Pese a la aceleración de la ayuda del Central al Tesoro, son varias las consultoras que, lejos de ver un “desbalance”, perciben una política de sesgo más contractiva en materia monetaria y fiscal, más en línea con las exigencias del FMI que con las demandas del kirchnerismo, por lo que recién en noviembre y diciembre se concentrará el mayor gasto y emisión.

“Mientras el público se preocupa por la emisión debido al plan post Paso, todos los agregados monetarios crecen al menos 10 puntos por debajo de la inflación. La principal crítica que le hace el ala radical del oficialismo al ministro de economía podría también caberle al presidente del BCRA“, señaló LCG. Aunque también alertó que “la demanda de pesos sigue cayendo”.

En rigor, el contexto sigue siendo delicado como lo revelan las últimas restricciones a las importaciones y los controles de precios lanzados a pocas semanas de las elecciones. Mientras que la indexación de los bonos al dólar o la inflación no evitó que el financiamiento neto en el tercer trimestre de este año fuera la tercera parte del obtenido en igual período de 2020.

El contexto no ayuda para lograr grandes resultados, pero la diversidad de instrumentos (tasa fija, CER, dolar linked) puede ayudar a llegar a una renovación del vencimiento, está muy peleado”, dijo el economista Jorge Neyro.

En ese escenario, Finanzas buscará colocar también dos letras a tasa fija (LEDES) a febrero y marzo de 2022, junto con una nueva ronda de letras de liquidez del tesoro (LELITES), instrumentos de cortísimo plazo únicamente disponibles para los Fondos Comunes de Inversión, hoy con sus carteras colocadas en cauciones bursátiles a 1 día y cuentas remuneradas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS