10.2 C
Buenos Aires
HomeDeportesJulián Álvarez, el crack incomparable: un mix de Hernán Crespo y Javier...

Julián Álvarez, el crack incomparable: un mix de Hernán Crespo y Javier Saviola con el ADN propio de River

Julián Álvarez es la nueva joya de River, que nuevamente hace gala de esa prodigiosa cantera que siempre tuvo tener. Cuna de grandes jugadores y de eximios atacantes, el juvenil de 21 años nacido el 31 de enero de 2000 en Calchín está escribiendo su nombre en las grandes páginas de la historia “Millonaria”, como supieron hacerlo Hernán Crespo, Javier Saviola, Radamel Falcao, Gonzalo Higuaín, Fernando Cavenaghi y Sebastián Driussi, los estupendos delanteros del club de Núñez que surgieron y dejaron su sello en las últimas tres décadas.

A tres años de su debut en Primera (en un amistoso contra Talleres, al que le hizo un gol, el 9 de septiembre de 2018 y oficialmente el 27 de octubre de ese año en un 1-0 a Aldosivi), Álvarez lleva convertidos 26 goles en 86 partidos, con un promedio de 0,30 por cada encuentro. En lo que va del año suma 16 goles y 13 asistencias y es uno de los goleadores del actual torneo con 10 tantos. Y con su triplete a San Lorenzo, ya les marcó a todos los equipos grandes y se metió dentro de los 10 máximos anotadores del ciclo de Marcelo Gallardo como entrenador.

Álvarez usa la camiseta número 9, pero está lejos de ser un clásico número 9. Porque sus mayores destellos los produce cuando tiene libertades y se mueve por todo el frente de ataque, generalmente como segunda punta. Se asocia muy bien con sus compañeros, tiene técnica, capacidad goleadora, potencia física y una fuerte mentalidad.

En River coinciden que los entrenamientos con la Selección terminaron de hacer explotar a la joya del club. Foto: Maxi Failla.

En los últimos partidos, combinó las dos posiciones. Jugó como segunda punta y luego, ante la lesión de Braian Romero, como delantero centro. Y en ambas se destacó, lo cual marca su integralidad y capacidad para adaptarse a diferentes situaciones.

De hecho, su primer gol oficial en Primera (a Independiente en marzo de 2019) fue un gol de 9. Picó a la zona del punto penal, recibió de Matías Suárez y como el balón le había quedado de espaldas, dio una media vuelta rápida para definir entre dos defensores y el achique del arquero rival. Y recientemente también convirtió con goles de 9. El segundo a San Lorenzo, ubicado en el área chica para captar un rebote y el segundo a Boca, en el que empujó –también en el área menor- un muy buen centro de Santiago Simón.

Julián Álvarez junto a Matías Suárez. El de Calchín se metió en el equipo tras la lesión del ex Belgrano y nunca más salió. Foto: Juano Tesone.

Esos goles son los que tal vez hicieron que a Julián lo comparen con Crespo en Italia. “Un gol a lo Crespo”, definió el sitio Calciomercato al referirse al segundo gol de Álvarez a Boca. Y si se recuerdan los primeros tiempos del ahora ex técnico de San Pablo, tuvo muchas definiciones dentro del área chica, mostrando agilidad y habilidad de movimientos para quedar solo y empujar la pelota al arco o anticiparse a los defensores.

Álvarez, de todos modos, es más que un definidor de jugadas. Se destaca mucho cuando arranca desde tres cuartos y se mueve libremente, ya sea por el centro o por cualquiera de las bandas. Y cuando agacha la cabeza y encorva el tren superior ya sabe lo que va a hacer. En esos momentos es cuando encara a los defensores rivales con la pelota pegadita al pie y a pura velocidad para buscar desequilibrar.

En esos momentos, se lo ve más parecido a Javier Saviola. Es que, al igual que el “Conejito” en sus inicios, es difícil de descifrar para donde va a arrancar. Hay similitudes en cuanto a la aceleración y a la explosividad para iniciar esas jugadas individuales.

Goleador “superclásico”. Álvarez tiene el arco abierto en los partidos decisivos. Foto: EFE/Daniel Jayo POOL

En el juego de la comparación, Rafael Varas, el primer técnico que tuvo Julián cuando todavía era el “arañita” de Calchín, afirma que “tiene velocidad como Saviola, es definidor como Crespo e Higuaín y gambeta como Caniggia en velocidad”. Y agrega: “Tiene un poco de cada uno. Pero si tengo que elegir me quedo con Crespo porque al igual que Julián tenía buen juego de pelota, se movía bien en el frente de ataque y tenía sacrificio”.

“De la historia de River lo veo parecido a Saviola. Juega de segunda punta, no es “9” puro. Tiene gol, pero no es goleador, no necesita vivir de gol para destacarse. Tranquilamente puede jugar arriba con una referencia”, manifestó Leandro Buonsante, periodista de Radio Mitre y DirecTV Sports y especialista en análisis táctico de fútbol. Y añadió: “Puede compartir el ataque con uno o dos delanteros más, pero sale a jugar, hace bien ese trabajo de “falso 9”, y a su vez tiene olfato para hallar el gol en pocos espacios y cuenta con una ventaja que se ve poco en el fútbol argentino: siempre recibe bien perfilado. En Europa es más común de ver esa característica. Con ese detalle saca ventajas. Y si tengo compararlo con uno de los de allá elijo a Firmino”.

El Luigi Villalba, técnico que tuvo a Álvarez en la Reserva de River, lo ve muy similar a Roberto Firmino, el delantero brasileño del Liverpool, dado “lo completo que es Julián y la capacidad con la que cuenta para manejar ambos perfiles, para jugar, y también para definir”. Y al compararlo con un ex jugador de River, deja una perlita: “Tiene características similares al Polillita Da Silva”. Y argumenta: “Fui compañero de él y el Polillita sabía jugar bien al fútbol y definía muy bien dentro del área. Eso sí, Julián tiene más potencia”. Y con respecto a las comparaciones con Crespo y Saviola, Villalba considera que “eran más finalizadores de jugadas y si bien Julián tiene también buena finalización como ellos, es más de salir a jugar”.

Para Daniel Onega, gloria “Millonaria”, que se destacó como delantero y goleador en los ’60, piensa que “es difícil encontrar algún otro delantero parecido a Julián porque es muy completo ya que además de gol, tiene juego”.

En definitiva, ahí puede estar el secreto de Julián Álvarez para destacarse: la buena combinación de varias características de juego. Esa conjunción de técnica, velocidad, perfiles, potencia y gol es lo que lo convierte en un futbolista completo y moderno, que ya es observado por grandes clubes de Europa. Y ese combo de características lo transformaron en la figura de River y del fútbol argentino.

Crespo, Saviola y Julián Álvarez en River

Hernán Crespo debutó en 1993 y se fue en 1996 tras la obtención de la Copa Libertadores. Hizo 36 goles en 85 partidos en el club y emigró a Parma con 21 años en un pase que dejó 5 millones de dólares en Núñez, aunque la transferencia luego sumó otros 5,5 millones por un porcentaje de venta tras su llegada posterior a Lazio.

Javier Saviola fue la venta más cara en la historia del club. Con 16 años hizo su presentación oficial en 1998 (con un gol a Gimnasia de Jujuy) y partió en 2001 con 19 años por más de 30 millones de dólares a Barcelona. Volvió al club en 2015, ganó la Copa Libertadores y a los pocos meses se retiró. Entre sus dos etapas en el club, marcó 58 goles en 136. Todos los goles los hizo en su primer período (en el que jugó 120 encuentros) ya que en el segundo (16 partidos) no convirtió. 

Julián Álvarez debutó oficialmente el 27 de octubre de 2018 en un partido ante Aldosivi que River ganó 1-0 por el campeonato local (un mes y medio antes lo había hecho en un amistoso contra Talleres en Córdoba, en el que metió un gol). En diciembre de ese año, Álvarez disputó 24 de los 30 minutos del tiempo suplementario de la final de la Copa Libertadores en Madrid que River le ganó a Boca. Casi tres años después, el cordobés lleva 26 goles en 86 partidos con la camiseta “Millonaria”, su cláusula de rescisión es de 25 millones de euros y lo buscan el Milan de Italia y el Bayer Leverkusen de Alemania.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS