10.9 C
Buenos Aires
HomeEconomíaCómo es el plan económico que Martín Redrado propone "para aplicar después...

Cómo es el plan económico que Martín Redrado propone “para aplicar después de las elecciones”

El economista Martín Redrado presentó ante profesionales de las ciencias económicas su plan de estabilización y crecimiento, lo que llamó una “hoja de ruta para después de la pandemia”. El titular de la Fundación Capital y asesor senior del Banco Mundial, remarcó que el plan se sostiene en cinco frentes de acción que, y esto lo subrayó enfáticamente, deberán estar respaldados por leyes que el Congreso apruebe con mayorías especiales.

Redrado habló, desde Londres, en el 18 Congreso Tributario que organizó el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de un plan “para aplicar después de estas elecciones” y sostuvo que está pensado para “crecer a tasas del 3,5% por varios años consecutivos”. Advirtió que “no alcanza con eliminar las distorsiones”.

El marco legal lo refirió a que en los últimos años “tuvimos tres ministros respaldados por leyes”. Hablo de Juan Sourrouille que estableció su Plan Austral (1985) respaldado por la ley de desagio del gasto publico. Mencionó a Domingo Cavallo y su ley de convertibilidad (1991)y finalmente a Roberto Lavagna que asumió en 2002 respaldado por la ley de emergencia económica “que le dio una visión productiva e inclusiva a la salida de la crisis de 2001”.

El paquete de leyes que propone Redrado es este: 1. Ley de política monetaria “que marque un sendero con metas plurianuales y rendición de cuentas trimestrales. 2. Una Ley fiscal de estabilización, que le de un marco legal a la desindexación del gasto público; 3: Ley de revolución y simplificación impositiva; 4: Ley de impulso a las exportaciones y 5. Ley de inversiones en infraestructura.

Sobre el gasto público, Redrado propuso avanzar en una agresiva reingeniería del gasto público con una desindexación y un horizonte de cuatro años, para llegar a una nominalidad (inflación) de un dígito y que dicha baja de la inflación permita una mejora real de los salarios. Propone mucha digitalización en las compras de todo el sector público.

La revolución impositiva la planteó a través de una simplificación de impuestos, una reducción en la cantidad de impuestos y la ampliación de base tributaria

Dijo que “el eje de la modernización tributaria es un vector central, por lo que puede lograr en términos de igualar el campo de juego, hoy muy inclinado por la desigualdad en la distribución del ingreso y por la informalidad”.

Por eso tomó el frente tributario con una visión integral. “Hablo de modernización y no de reforma tributaria. La digitalización de la economía, del big data y la inteligencia artificial nos permite ampliar la base de tributación. Pero no podemos pensar en equilibrios parciales, hay que pensar en un equilibrio general, no se pueden modificar impuestos sin pensar en las exportaciones, el consumo, la inversión o el rol del sistema financiero Necesitamos una visión de equilibrio general. para un sendero de crecimiento sustentable.”

Los instrumentos de su revolución impositiva serían estos.

– Una modernización impositiva que impulse la inversión y la competitividad, otorgando incentivos y estímulos fiscales concretos.

– Fomentar la equidad con un sistema tributario con más impuestos directos y menor indirectos.

– Propuso aumentar la formalización y la creación de regímenes especiales para sectores sensibles.

Redrado habló de acciones inmediatas y otras a mediano y largo plazo Consideró que es imperioso una promoción de las inversiones mediante sistemas de amortización acelerada de bienes de capital, menor presión sobre Ganancias para el caso de las nuevas inversiones y una devolución anticipada del IVA. Y que se permita imputar una parte de las inversiones a cuenta de Ganancias. También habló de eximir de retenciones a las importaciones incrementales, es decir a las que superen cierto nivel de referencia.

También ventajas impositivas para las empresas que reinviertan sus utilidades. Y sobre todo, propuso un gran acuerdo con las provincias para sanear los regímenes de percepción de Ingresos Brutos.

Para el mediano plazo, propuso eliminar gradualmente el impuesto al cheque y ampliar la base de contribuyentes que puedan imputarlo a cuenta de Ganancias.

Sobre el espinoso tema de Ingresos Brutos dijo que su rebaja debería compensarse con una revisión integral del impuesto inmobiliario. Concretamente, propuso “trabajar sobre valuaciones fiscales, y gravar de manera incremental la tierra libre de mejoras”. Explicó que las provincias deberían “trabajar con drones que fácilmente puedan identificar tierras sin mejoras y sobre esas superficies aplicar impuestos incrementales. Eso va a permitir compensar la rebaja de Ingresos Brutos a cambio de aplicar un impuesto inmobiliario más justo, que además premie la producción”.

También habló de aceptar el ajuste por inflación en los balances de las empresas. Y para los sectores más rezagados de la población, propuso la devolución del IVA para la compra de bienes de la canasta básica para hogares que se encuentren debajo de la linea de pobreza.

Propuso eliminar cualquier régimen de exención del Impuesto a las Ganancias (los jueces, por ejemplo). Sobre la formalización del trabajo, dijo que “va al centro del problema de la desigualdad”. Y en ese sentido dijo que “necesitamos un régimen especial para los sectores con altas tasas de informalidad laboral, estableciendo un mínimo no imponible para contribuciones patronales.”

Sobre la inversión en infraestructura, señaló que debe volcarse aquí al menos el equivalente al 5% de PBI. “Esta inversión llegó al 5,6% en los años 90 y hoy cayó al 2,1%, sumando inversión publica y privada.”

Redrado señaló que el financiamiento de largo plazo de organismos multilaterales debería lograrse no a través de desembolsos directos, sino a través de garantías que otorguen organismos como el BID, el Banco Mundial o la CAF. “Las garantías permiten bajar el costo crediticio”.

Sobre lo que llamó la necesidad de una revolución exportadora, dijo que el objetivo debería ser “duplicar las ventas al exterior en 10 años, y para eso será necesario mejoras en todos los frentes y también duplicar la cantidad de firmas exportadoras hasta llegar a los 20.000 empresas volcadas al comercio exterior. “Las exportaciones deben llegar al 18 puntos del PBI”.

También señaló que será necesario insertar a las empresas locales en cadenas productivas globales.

Finalmente, consideró que el programa económico “debería ser llevado adelante por un equipo totalmente coordinado en la toma de decisiones”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS