Minuto a minuto

Por una nueva forma de medir el rating

Teniendo en cuenta los disímiles resultados de las mediciones del rating, y los perjuicios que esto genera, se planteó la adquisición de una Solución Tecnológica Integral para el Laboratorio de Análisis Social que buscará aclarar las diferencias entre Ibope y Aresco (las dos principales medidoras).

¿Qué se mide? ¿Cómo se mide? Antes la pregunta era ¿Qué es el rating? Ahora esto ya no se pregunta, quizás por el incesante uso que ha tenido esta palabra en los medios, y por el tratamiento que se le ha dado (generalmente vacío y banal). No está en claro si ya nadie se pregunta ¿que es el rating? Por saber la respuesta, o si lo hacen por el mero hecho de dejar en la ignorancia esta nueva palabrita. Sucede que las otras preguntas son motivo de disputa (o disparidad) entre las dos medidoras: Ibope y Aresco. Con la contabilización del rating se deciden las pautas publicitarias, por esto no se puede estar ajenos a la importancia de la manipulación de uno o dos puntos. Dentro de la nueva ley de Medios Audiovisuales este es un punto importantísimo, ya que las «nuevas voces» necesitan de una justa medición para que les llegue la pauta que les corresponda y así poder mantener activo su programa.

Según Ibope la ficción “Contra las cuerdas” emitida por Canal 7, midió, a lo largo de sus 56 emisiones, 1,15 puntos. Sobre el mismo programa, la otra consultora arrojó cifras con casi un 400 % de diferencia (5,03 puntos).

Aresco utiliza el sistema de los coincidentales telefónicos en el que se recaban datos a través de llamados a tres mil hogares elegidos al azar de la guía telefónica. “La metodología coincidental permite tener muestras muy amplias que tienen muy bajos errores estadísticos, a diferencia de Ibope, que tiene siempre el mismo error estadístico porque a lo largo de todo el mes siempre toma la misma muestra, los mismos 800 hogares. No consideramos que nuestra metodología sea la única válida, pero es complementaria para que ambas trabajen de manera conjunta” dijo Federico Aureliano dueño de la consultora. Y agrregó que “los dos canales que al comparar ambas mediciones tienen diferencias sustanciales son los que históricamente tuvieron menos audiencia: la diferencia es tan importante que para nuestros estudios en el prime time el 7 es tercero, mientras que Ibope lo ubica último. Los márgenes de error demuestran que la misma muestra puede tener diferencias, pero no puede suceder que las diferencias sean siempre en el mismo sentido. No puede ser que a lo largo de cuatro meses de evaluar Contra las cuerdas, las diferencias entre nuestros datos y los de Ibope fueron en un mismo sentido. Y con diferencias del 400 por ciento, que están muy por afuera del margen del error probable.”

Estos errores que pueden verse como una manipulación del control de las mediciones (que perjudica al canal estatal). En este contexto, desde el Gobierno, representado por el Rectorado de la Universidad Nacional de San Martín, se llamó a licitación para la “adquisición de una Solución Tecnológica Integral para el Laboratorio de Análisis Social, llave en mano, con provisión de dos mil dispositivos de medición de audiencia”.

Transix Mediciones y Mercado, la empresa que mide le rating en Uruguay, ganó la licitación y se encargará de los people meters, el software y la capacitación necesaria a la UnSaM para que la casa de estudios realice la medición del área Metropolitana (en principio). La nueva operadora –que además de TV abierta medirá la TV digital y la paga– se pondrá en marcha, antes de fin de año.

Pero el tema del rating también inquiera a los privados. En marzo DirecTV lanzó un servicio de medición de audiencia en Latinoamérica. El “DTV ratings tiene la virtud de estar distribuido desde los decodificadores de sus suscriptores y no sólo en las principales ciudades, lo que significa una mayor representación en los datos. El servicio, que incorpora una medición de la TV digital.

Con estas tres consultoras y sus diversas metodologías a la hora de la medición de audiencia resulta incuestionable la idea de poner en práctica una medición estatal. El Laboratorio de Análisis Social de la Ciudadanía Audiovisual buscará ofrecer un complemento que aclare las diferencias entre las cifras de Ibope y los coincidentales de Aresco.