Preocupación por "momo"
Walter Martello: “La prevención del suicido adolescente tiene que ser política de Estado”

Así lo afirmó el Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello, tras conocerse la propagación del llamado “juego del Momo” en las redes sociales. 

Desde el Observatorio de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (NNyA), que preside Martello, se viene advirtiendo por el impacto que está teniendo el suicidio juvenil en distintas localidades bonaerenses, por lo cual en los últimos meses el Defensor del Pueblo Adjunto ha mantenido reuniones con referentes políticos e institucionales de diferentes comunas.

Martello alertó por la peligrosidad que implica “el juego del Momo” y pidió que se aceleren los mecanismos para la plena aplicación de la Ley nacional y provincial que, entre otros puntos, establecen la puesta en marcha de un programa integral de prevención y asistencia. La normativa bonaerense fue promulgada en enero de este año.

“Vemos con preocupación lo que está ocurriendo con esta versión renovada de la Ballena Azul. Evidentemente, el Estado está corriendo de atrás y resulta urgente que se pongan en marcha los distintos dispositivos institucionales que fueron creados por ley para la prevención y asistencia, que aún no han sido instrumentados”, dijo el responsable del Observatorio de Derechos de NNyA.

El año pasado, cuando se dio a conocer la peligrosidad de la “Ballena Azul”, la Defensoría del Pueblo de la Provincia recomendó, en primera instancia, conversar con los niños y adolescentes sobre la peligrosidad y el grave daño que ocasiona este “juego virtual”. También remarcó que es indispensable la contención, presencia y acompañamiento de los adultos responsables, quienes deben conocer en mayor profundidad las situaciones que estarían atravesando los niños y adolescentes, qué los moviliza, qué sienten y qué piensan.

La normativa nacional establece que debe ponerse en marcha una línea telefónica que funcione las 24 horas para la atención de emergencias y situaciones críticas vinculadas a intentos de suicidio. Actualmente, solamente funciona la línea 135, que abarca Capital Federal y el Conurbano bonaerense. No funciona las 24 horas, y es necesario consultar -en la web de la ONG que está a cargo del programa- los días y horarios de atención.

El marco legal vigente también dispone que se debe elaborar un protocolo de atención del paciente con riesgo suicida o con intento de suicidio. Distintos profesionales que desempeñan funciones en el sistema de Salud, en Seguridad (línea 911, por ejemplo) y en los servicios locales de Niñez confirmaron a la Defensoría del Pueblo que no cuentan con una guía de acción y nunca recibieron capacitación sobre esta problemática. Tampoco existe un protocolo de actuación y articulación entre las comunidades terapéuticas conveniadas con el IOMA, el SEDRONAR y otros organismos públicos a fin de acompañar a aquellos pacientes con tendencias suicidas.

Cabe destacar que la ley bonaerense invita a los 135 municipios de la provincia a adherir al programa de prevención y asistencias para poder, de esa forma, articular acciones.

Estadísticas preocupantes

Según las últimas estadísticas oficiales, en la provincia de Buenos Aires durante 2016 se registraron 260 casos de jóvenes de entre 15 y 24 años que decidieron quitarse la vida, 21 casos más que el año anterior. Otros datos preocupantes son, la cantidad de suicidios de chicos de entre 15 y 24 años (850) duplica a la cantidad de personas de la misma franja etaria que muere por tumores (426). A nivel nacional, los suicidios es la segunda causa de muerte de jóvenes, después de los accidentes de tránsito en la Argentina.

Pero en la provincia de Buenos Aires es la principal causa en las personas de entre 20 y 24 años y se suicidan tres personas por día. El 20% corresponde a chicos de entre 15 y 24 años, mientras que el 19% tiene entre 25 y 34 años.El 40% de las personas suicidas en la Provincia tiene menos de 34 años.