En defensa del último pulmón verde del conurbano

El miércoles 14 de diciembre la Asamblea “No a la entrega de la Costa Quilmes Avellaneda” acompañada por la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) se manifestó frente al Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS). El reclamo fue para proteger la Reserva Natural ubicada en la costa Quilmes- Avellaneda -donde se pretende hacer un “Puerto Madero II”- y la no destrucción de los “últimos humedales”.

(Información y Fotos ANRed)

Un grupo reducido, pero muy convencido de su lucha, se manifestó frente al Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible para evitar el avance de la contaminación que trae aparejado el supuesto desarrollo. “Estamos reclamando que dejen de vender los últimos espacios verdes a quien sea, a manos privadas, manos de afuera, manos que se llevan los últimos pulmones que hacen que toda la población respire. Estamos acá en el OPDS exigiendo que nos respondan las cartas que ya entregamos y básicamente que en algún momento den la cara por lo que dicen que están luchando, por lo que dicen que están trabajando, que es defender éstos espacios que estamos viniendo a reclamar acá. Sin embargo no encontramos respuestas, no encontramos que el OPDS esté cumpliendo con lo que es, que es un Organismo social de desarrollo sostenible” sostuvo Macarena de la Asamblea “No a la entrega de la Costa Quilmes Avellaneda”. Y agregó “en la costa de Quilmes-Avellaneda hay una reserva natural municipal, donde pretenden hacer un proyecto inmobiliario Techint, con el sí del intendente de Quilmes. Quieren hacer un Puerto Madero II. Es el último pulmón verde de Quilmes-Avellaneda, de los dos distritos. Si ahí ponés shopping y edificios, estamos complicados…”

Tras la protesta se pudo arreglar una reunión para El lunes a la mañana con el director del OPDS, Germán Carrán. “La idea es que él nos muestre los mapas; nos mostraría qué zonas son intocables, donde no se puede construir nada -áreas rojas- y qué zonas son las áreas verdes (zonas con permiso para la construcción de shopping y edificios) y nosotros le diríamos también las cosas que estamos pidiéndole: que el Organismo Provincial tome partido de esa posible destrucción del último pulmón verde, que porque es municipal ¿se supone que el municipio puede destruirlo? ¿Cómo la provincia no reacciona ante eso?” dice Macarena y cierra diciendo “que sea su palabra escrita y honesta de que la letra chiquita no está y que eso no se toca”.