El trabajo, un tema clave en la asamblea general de los empleados de correo

Los delegados del Sindicato de Empleados de Correos de La Plata -miembro de la Federación FOECYT- discutieron problemáticas comunes a distintas oficinas de buena parte del territorio bonaerense. Allí quedó en evidencia la necesidad de que se incorpore más personal al Correo Oficial, para lo que la entidad cuenta con una bolsa de trabajo. También se insistió en la reestatización definitiva.

 

 


 


La 47ma. Asamblea Ordinaria de Delegados del Sindicato de Empleados de Correos Distrito 2 La Plata se llevó a cabo en Mar del Plata y arrojó varios temas sobre la mesa, en una jornada que se extendió por casi diez horas.

Allí se reunieron representantes de buena parte de la Provincia, de Esteban Echeverría a Necochea, que expusieron sus problemáticas; algunas de ellas muy específicas de cada lugar. Sin embargo, lo más interesante se dio cuando empezaron a aparecer problemas comunes en los distintos puntos desde los que se habían acercado los gremialistas.

Por otra parte, preocupa la tercerización del transporte, que también se da en varias oficinas. Se trata de un servicio que contrata el Correo Oficial (CORASA) pero que no lo prestan trabajadores de correos. Han habido incidentes que dieron muestra de que no eran personal confiable y que, además, no están bajo un sistema de contratación clara. En otras palabras, no se sabe dónde están encuadrados.

A su vez, CORASA tiene tercerizados la limpieza y la contratación de personal, que se hace mediante una agencia.

Pero esta no es una cuestión tan simple. Más allá del tema presupuestario, hay varias aristas a tener en cuenta. Si un circuito de reparto es muy grande para un solo cartero, debe dividirse e incorporar a otro cartero para hacerse cargo del nuevo. El sindicato cuenta con una bolsa de trabajo para esos casos y su reclamo es que de allí salgan los trabajadores para ocupar los puestos que se soliciten.

Pero CORASA mantiene la relación con una agencia de empleo, que toma “eventuales” que, como su nombre lo indica, son trabajadores que se incorporan por un tiempo determinado para una tarea específica. Sin embargo, después de un período prolongado, queda claro que ese trabajador ya no está ahí por una cuestión estacional, sino que sus servicios son permanentemente requeridos. Para ellos, una vez terminada la eventualidad, el Sindicato de Correos pide contratos de plazo fijo y, posteriormente, el pase a planta. Pero la respuesta por parte de la empresa es lenta. También hay una sensible diferencia entre el dinero que recibe la agencia de empleo y lo que llega al bolsillo del eventual. De esto se deduce que, con la eliminación de intermediarios, CORASA podría ser más eficiente.

Hoy, CORASA es una empresa concesionada de capitales estatales, cuyo status se renueva periódicamente por decreto. Desde la entidad sindical y su federación nacional, FOECYT, están convencidos de que el problema del empleo se solucionará cuando el Correo Oficial vuelva a ser definitivamente del Estado.