Disco Recomendado “Linyera”

Considerado uno de los músicos más importantes del rock argentino, incursionando también en el tango y la milonga desde 1996, el ex saxofonista de “Los abuelos de la nada”, Daniel Melingo lanzará en julio su nuevo álbum. Se trata de una selección de doce canciones, que se inicia con “La canción del Linyera” y concluye con “Juan Salvo”; pasando por “Candonga”, “Que será de ti?”, “La Maceta”, “Atahualpa Yupanqui” -con Jaime Torres en charango y Skay en guitarra eléctrica-, y ”Volver a los 17”.
Disco recomendado
Recientemente editado en Francia, bajo el sello de Popart Music, “Linyera”, incluye registros donde conviven personalidades como Skay Beilinson y Jaime Torres, entre otras, que recrean historias del suburbio, con hombres jugando al truco y bailarines de milonga que danzan entre los recuerdos que se remontan a la Argentina de comienzos del siglo XX, donde el Linyera aparece asociado al anarquismo libertario de aquella época.
Esta última producción será presentada el próximo 2 de agosto en el ND Ateneo. Donde el cantante hará un repaso de los últimos 15 años de su carrera, pasando por temas emblemáticos como “Tangos bajos”, “Santa Milonga” y “Maldito tango”, entre otros.
Melingo es una de las figuras más sobresalientes y singulares del nuevo tango argentino. Su música, a la que denomina «proto tango», evidencia la clara influencia de artistas tan diversos como Tom Waits, Paolo Conte o Nick Cave. “Corazón & Hueso”, uno de sus más recientes álbumes, son tangos, milongas, valses, cuecas; surrealistas que muestran también, influencias de la novela negra y de Borges, y de las letras de Luis Alposta, plagadas de lunfardo.
La historia musical de Daniel Melingo está marcada por el pulso del rock, formó parte de Los Twist y, con Fito Páez y Andrés Calamaro, de Los Abuelos de la Nada. También pasó por el reggae y, a partir de 1997, se volcó a incursionar en el tango. También, en alianza artística con Luis Alposta, fundó un repertorio tanguero original, tragicómico y oscuro. En sus conciertos se une su carisma teatral con el tango orillero y marginal.