Presupuesto 2018
La Provincia tomaría deuda por 60 mil millones

Con la idea de apurar los tiempos, el Ejecutivo Provincial oficializará la iniciativa mañana para que sea tratada en el Parlamento en el transcurso de la próxima semana.

El gobierno bonaerense decidió presentar en la Legislatura antes del fin de semana el proyecto de Presupuesto para el año que viene. La decisión oficial obedece a la intención de que la iniciativa se apruebe antes del recambio parlamentario que se producirá el 10 de diciembre.

Si bien existe un fuerte hermetismo en torno de los detalles del proyecto, trascendió que rondaría los 620 mil millones de pesos y que incluiría una autorización de endeudamiento similar a la de los últimos dos años. Este año, por caso, la gestión de María Eugenia Vidal solicitó un permiso para tomar deuda de cerca de 53 mil millones de pesos.

Algunas versiones que circularon en las últimas horas indicaban que la solicitud oficial para salir a tomar deuda rondaría los 60 mil millones de pesos con el objetivo de financiar obras públicas. Una de ellas, la terminación de los trabajos que se realizan en la cuenca del Río Salado.

El proyecto que, según trascendió, contemplaría un gasto de entre 620 mil y 640 mil millones de pesos, incluirá como en los años anteriores un fuerte pedido de endeudamiento. Pero además tendrá un recorte importante en el presupuesto destinado al funcionamiento de la Legislatura.

El gasto de las dos cámaras está atado al presupuesto provincial. Este año fue de 6465 millones y representó el 1,5% del presupuesto provincial total. Vidal les pidió a su vicegobernador Daniel Salvador y al presidente de Diputados, Manuel Mosca, que trabajen para recortar alrededor de 2200 millones en un gesto de ahorro del gasto político.

El objetivo del Ejecutivo es explicar en detalle el presupuesto y la ley fiscales a legisladores y evacuar dudas con el desfile de ministros de las áreas más importantes en las dos primeras semanas de noviembre para pasar al debate en el recinto en las últimas semanas del mes.

La idea es aprobarlo con la cámara vieja y con los acuerdos que aún hoy existen de Cambiemos con el Frente Renovador y con algunos sectores del peronismo, apuntando en especial a los legisladores que terminan su mandato en diciembre. En el gobierno creen que, una vez que asuman los legisladores electos por Unidad Ciudadana, la posición se endurecerá y podría ser imposible de llegar a un acuerdo.